Scott Ian (Anthrax), avergonzado ante Lemmy (Motörhead): “Podrían haberme despedido del heavy metal”

En una nueva entrevista en The Fred Minnick Show, el guitarrista de Anthrax, Scott Ian, ha hablado sobre su momento más embarazoso junto a Lemmy Kilmister, el legendario bajista, vocalista y líder de los emblemáticos Motörhead.

Todo comenzó cuando el músico tenía tan solo 21 años, pero el bueno de Lem ya era una personalidad consagrada en el mundo del rock.

“El primer whisky que me tomé en toda mi vida fue un Jack Daniels con refresco de Cola junto a Lemmy en 1985, todo sucedió en un bar en Londres, cuando me lo encontré por casualidad. Él es mi héroe y voy a tomar algo y, de repente, está allí. Ten en cuenta que, en aquel momento, yo ni siquiera bebía”.

“Esta era la situación, tenía 21 años, no bebía y me encontré a Lemmy. Por supuesto, me acerqué y me ofrecí a invitarle a algo. Sin embargo, él me dijo, ‘Estás en mi ciudad, yo debería ser el que te invite, ¿qué te apetece?’. Ni siquiera supe cómo contestar a esa pregunta, así que simplemente dije, ‘Tomaré lo que sea que tú tomes'”.

“Y él pidió su mítico Jack con Cola, así que, de repente, tenía una copa de whiskey frente a mí y estaba preocupado de acabar vomitando en sus botas blancas y que, directamente, me despidieran del heavy metal”.

Por supuesto, maravillado, el entrevistador le dijo a Ian que tomarte tu primer whisky con Lemmy Kilmister debe ser una experiencia increíble. Sin embargo, el músico no había terminado de contar su historia.

“Fue maravilloso y horrible. Seis meses después, tocamos nuestro primer concierto como cabezas de cartel en Londres y él estaba entre bambalinas. Estaba saludando a todo el mundo y, de repente, me miró a mí con cara de preocupación. ‘¿Cómo te encuentras?’, me dijo. ‘¿Me recuerdas?’, le contesté yo”.

“Y él me dice, ‘Claro, te conocí en el St. Ritz, estuvimos bebiendo y, en algún momento, dejaste de hablar inglés’. Ante esto, yo le pedí perdón si había hecho o dicho algo que le hubiera podido ofender. ‘No, simplemente no podía entender lo que me estabas diciendo. Y entonces saliste corriendo del bar Supuse que no te encontrabas demasiado bien’. Yo le contesté, ‘Ya, la verdad que es no estaba demasiado acostumbrado a beber’. Y él estaba como, ‘Ya, la verdad es que me di cuenta'”.

Compartir