Foo Fighters y otros 15 discos de rock y pop que hay que escuchar ahora (febrero de 2021)

Weezer, Arlo Parks, Amparanoia, Matthew Sweet… Son los primeros meses del año y ya existen un puñado de álbumes altamente recomendables

2021 es el año de la esperanza para el retorno de la música en directo a nivel masivo. La cancelación del festival inglés de Glastonbury, que tenía fechas para finales de junio, no es una buena noticia para conseguir la normalidad en festivales. Mientras se recompone (y descompone) el sector de los espectáculos en vivo siempre queda la música grabada. Acaba de comenzar el año y ya hay un puñado de discos altamente recomendables. Como estos…

– The Empty Hearts, ‘The Second Album’

¿Quiénes son? Un grupo de veteranos del rock and roll: el cantante de The Romantics, Wally Palmar; el guitarrista de The Cars, Elliot Easton; el bajista de The Chesterfield Kings, Andy Babiuk, y el batería de Blondie, Clem Burke. Editaron un disco en 2014, y ahora vuelven.

¿Es tan bueno ‘The Second Album’? Teniendo en cuenta la procedencia de los miembros se pueden esperar dos cosas: un disco bien tocado y una querencia hacia el rock melódico de guitarras. No decepcionan. Un trabajo exquisito en la ejecución y absolutamente divertido en el resultado. ¿Referencias? The Who, The Beatles, el soul, mod… En una de las canciones, Remember Days Like These, canta Ringo Starr, y suena a The Traveling Wilburys. Y eso no es más que una buena noticia.

– Foo Fighters, ‘Medicine At Midnight’

¿Quiénes son? La sorprendente historia de cómo un batería se convirtió en una de las grandes estrellas del rock. Ese es Dave Grohl: de aporrear con las baquetas en Nirvana a cantar, tocar la guitarra y componer en una banda con un directo demoledor.

¿Es tan bueno ‘Medicine At Midnight’? El rock todavía es un género vivo. Foo Fighters han conseguido sonar a ellos mismos, crear un universo propio a pesar de ser una banda de andamiaje clásico: guitarra/bajo/batería/voz. Tanto si suenan agresivos (No Son Of Mine) como si se ponen bailables (en Medicine At Midnight recuerdan al David Bowie de Let’s Dance), conservan una marca distintiva. Son nueve canciones, 36 minutos, que funcionarán de maravilla en grandes recintos, cuando quiera que vuelvan los directos masivos.

– Matthew Sweet, ‘Catspaw’

¿Quién es? Una referencia del power-pop. Nacido en Georgia (EE UU) en 1964, Sweet vivió su época dorada en los noventa con enormes obras como Girlfriend (1991) o 100% Fun (1995). Pasó una crisis creativa de casi diez años, y poco a poco va poniéndose a tono.

¿Es tan bueno ‘Catspaw’? Este álbum recuerda al compositor de joyas como I’ve Been Waiting o Sick of Myself.Sweet ha grabado todos los instrumentos (salvo la batería) además de cantar. Musicalmente su modelo es la taladradora de los Crazy Horse de Neil Young: un disco donde las guitarras echas chispas, pero a la vez las voces suenan hermosas. Son los dos polos en los que siempre se ha movido Sweet.

– Barry Gibb, ‘Greenfields: The Gibb Brothers’ Songbook (Vol. 1)’

¿Quién es? El mayor de los hermanos Gibb, que arrasaron con los Bee Gees. Barry, de 74 años, vio morir a sus dos hermanos a una edad temprana: Robin a los 62 y Maurice a los 53.

¿Es tan bueno ‘Greenfields: The Gibb Brothers’ Songbook (Vol. 1)’? El éxito de los Bee Gees a finales de los setenta fue tan salvaje que se tiende a creer que fue una banda que solo facturó música disco. No, claro. Nacieron en los sesenta como un sensacional grupo de pop, siempre explotando su potencial vocal. En este disco, Barry Gibb recrea parte del repertorio de los Bee Gees en compañía de cantantes con inclinaciones al country, a la americana o al folk, como Dolly Parton, Alison Krauss, Jason Isbell, Keith Urban o Gillian Welch. Y también está la adorable Olivia Newton-John. Es un disco que se escucha con un balanceo de cabeza. Algunos lo llamarán placer culpable; por aquí nos gusta decir que es un placer.

– Amparanoia, ‘Himnopsis colectiva’

¿Quién es? Amparo Sánchez, ejemplo de carrera coherente, comprometida e independiente.

¿Es tan bueno ‘Himnopsis colectiva’? “El día que me olvide sonreír es un día perdido, perdido, perdido./ El día que no vibre con la música es un día perdido, perdido, perdido”, canta Amparanoia en El día que no, una letra que define la filosofía de la artista. El año que el mundo caminó cabizbajo, la andaluza, una luchadora, ha grabado un disco optimista con unas letras vitalistas y los ritmos que siempre cultivó: reggae, rock fronterizo, cumbia, son… Utilizando la electrónica, porque respetar la tradición es compatible con sonar actual. Lo de himnopsis del título, por cierto, trata de “salir de la hipnosis a través de himnos que nos conectan con las emociones y los ritmos”.

– Ryan Adams, ‘Wednesday’

¿Quién es? La carrera de Ryan Adams dio un frenazo cuando en febrero de 2019 siete mujeres publicaron un artículo en The New York Times donde le acusaban de acoso. Adams lo negó en un primero momento. Después de un año escondido, pidió perdón: “No tengo palabras para expresar lo mal que me siento por las formas en las que he maltratado a la gente a lo largo de mi vida y mi carrera. Todo lo que puedo decir es que lo siento”.

¿Es tan bueno ‘Wednesday’? Este es su disco del perdón, que empieza con una canción que se titula I’m Sorry and I Love You (Lo siento y te quiero) y que dice: “Te recuerdo antes de que me odiaras”. Independiente de su deleznable actitud, este Wednesday es un álbum fantástico. Adams adopta el tono vocal lastimero de Neil Young para fustigarse en unas canciones casi siempre con el acompañamiento de guitarra acústica. El reto es si uno se puede abstraer de las acciones pasadas del músico y disfrutar de las canciones.

– Steve Earle, ‘J.T.’

¿Quién es? Uno de los referentes del country rock de los últimos años. Steve Earle (Virginia, EE UU, 66 años) las ha pasado canutas, con adicciones, periodos en la cárcel, siete matrimonios… Pero nada puede ser más doloroso que perder a un hijo, desolación de la que surge este disco.

¿Es tan bueno ‘J.T.’? Justin Townes Earle murió en agosto de 2020 a causa de una sobredosis. Solo unas semanas después su padre, Steve Earle, compuso la canción Last Words, donde cuenta la última conversación que tuvieron. Produce congoja escucharla ahora. Es la única canción de él en este disco. Las otras diez son composiciones de Justin Townes, fantástico músico que dejó ocho discos. Cabe imaginar el tremendo desconsuelo de Steve Earle al grabar estos temas. Sin embargo, salvo ese angustioso Last Words, Earle ha querido despedir a su hijo con recreaciones casi siempre festivas.

– The Beatophonics, ‘Let’s Do This’

¿Quiénes son? Un grupo de Dinamarca convencido de que lo mejor en la música se hizo hace 60 años en Liverpool. Por allí estaban los Beatles, claro.

¿Es tan bueno ‘Let’s Do This’? Lo que tiene este disco es que cuando empieza a sonar ilumina hasta el día más tupido. Canciones enérgicas, baladas que se escuchan con una sonrisa, buenas armonías… Son temas que nos recuerdan a otros. Pero qué más da si son tan buenos.

– Weezer, ‘OK Human’

¿Quiénes son? Rivers Cuomo ha cumplido 50 años, pero no se le quita ese aspecto de nerd universitario que vive es su mundo, casi siempre de colores.

¿Es tan bueno ‘OK Human’? No se cansa Cuomo de componer brillantes canciones pop pegajosas, melodías que rebotan alegremente en tu cabeza una y otra vez. En este disco breve (30 minutos) prescinde de una de las señas identificativas de Weezer (las guitarras) y da paso a unos arreglos orquestales. Podía haber sido un disco aburrido, pero los violines, chelos y trompetas están a favor de las canciones, que tienen el mismo gancho pop de siempre. “Todas mis canciones favoritas son lentas y tristes. / Todas mis personas favoritas me vuelven loco”, canta en All My Favorite Songs. Cuomo, un maestro en contar pesares mientras bailas como un loco.

– Arlo Parks, ‘Collapsed In Sunbeams’

¿Quién es? Una cantante inglesa de 20 años, de padre nigeriano y madre canadiense. Después de una serie de sencillos ante los que la prensa dura se ha rendido, aquí llega su primer largo.

¿Es tan bueno ‘Collapsed In Sunbeams’? Un debut que anuncia a una artista a la que hay que seguir la pista. Parks suena tan moderna como se presume por su edad y escribe sobre llorar rodeada de belleza, sobre la complejidad de una persona sensible en un entorno arisco. Un pop evocador, mesuradamente bailable, como si Björk se hubiese tomado un tranquilizante, o como si Thom Yorke dejase de dar mil vueltas a sus canciones. O como Sade, sin más.

– Jazmine Sullivan, ‘Heaux Tales’

¿Quién es? Una cantante estadounidense de 33 años. Practica soul sofisticado y sus letras ofrecen empoderamiento y sexualidad.

¿Es tan bueno ‘Heaux Tales’? Habla Sullivan de la opresión patriarcal, de acabar de una vez con la imagen sexual que proyectan algunos hombres sobre las mujeres. Las canciones de este disco están separadas por pequeñas historias de mujeres, que cuentan una experiencia en ese sentido. Si no contamos esos interludios nos quedan ocho temas, impulsadas por la dúctil voz de Sullivan, que se comporta igual de sugerente en los temas bailables como en las canciones pausadas. Soul de ahora, gospel electrónico, R&B de calidad, hip hop suave. Un disco de temática necesaria y músicas agradables.

– Black Sabbath, ‘Vol. 4’ (Reedición)

¿Quiénes son? Unos chicos de Birmingham de clase popular que empezaron sin nada y, dos años después, a la altura de este su cuarto disco (1972), no sabían ni el dinero que tenían en sus cuentas bancarias.

¿Es tan bueno ‘Vol. 4’? “Escribimos y grabamos este disco en Los Ángeles. Tuvimos muchas distracciones allí”, ha comentado el guitarrista Tony Iommi sobre este trabajo. Con distracciones todos sabemos a lo que se refiere. A pesar de ello es un gran trabajo. Los Sabbath se esmeran por abrir el foco de su sonido, que se nota en canciones como Changes, una balada sin electricidad y de temática amoroso, o con la introducción de guitarras acústicas. Las pesadas señas de identidad están ahí, pero ahora querían experimentar un poco. La reedición ofrece un menú para exigentes comensales heavy. Cuatro compactos y cinco vinilos. Además de las diez canciones del disco de 1972 con mejor sonido, se incluyen temas inéditos, directos de la época, variaciones de las canciones del álbum, fotos, textos explicativos…

– Aaron Frazer, ‘Introducing…’

¿Quién es? Un músico nacido en Baltimore y afincado en Nueva York que después de foguearse en otras bandas donde no era el protagonista debuta en solitario con este merengue de soul.

¿Es tan bueno ‘Introducing…’? Para escuchar este disco tu oído debe prepararse para un falsete altamente azucarado. Con la ayuda de Dan Auerbach, líder de los Black Keys, completa un trabajo que remite vocalmente a Smokey Robinson, y que estilísticamente circula por el soul suave, el baile moderado, el gospel o el blues. Una delicia.

– Angelus Apatrida, ‘Angelus Apatrida’

¿Quiénes son? Mucho mérito el de este cuarteto de Albacete, que llega a su séptimo disco con una proyección internacional importante: ha actuado por todo el mundo y nunca decepciona.

¿Es tan bueno ‘Angelus Apatrida’? Si la música del grupo ya era agresiva, en este álbum van más allá: más deprisa, más fuerte y con mensajes más furiosos. Diez temas en inglés de desarrollos largos, 46 minutos de impetuoso rock.

– The Dead Daisies, ‘Holy Ground’

¿Quiénes son? Una banda con una forma de trabajar curiosa. No existe una alineación fija. Se trata de un colectivo musical impulsado por el guitarrista, empresario y aviador australiano David Lowy, el único que se mantiene desde que se fundó, en 2013. Desde entonces han pasado músicos de Guns N’Roses, Whitesnake, Ozzy Osbourne, The Cult, Thin Lizzy… No se trata de los líderes, sino de los instrumentistas contratados, tipos veteranos con mil batallas a sus espaldas.

¿Es tan bueno ‘Holy Ground’? El jefe que ha reclutado Lowy para el quinto disco de The Dead Daisies es Glen Hughes (Inglaterra, 69 años), histórico cantante y bajista de rock duro, con presencia, entre otros, en Deep Purple. Mantiene Hughes una sensacional voz a pesar de la edad, base de un disco que convencerá a los seguidores del rock duro clásico.

– Pearl Charles, ‘Magic Mirror’

¿Quién es? Una cantante, guitarrista y pianista de 29 años de Los Ángeles que nos devuelve a los tiempos dorados de Laurel Canyon, el barrio de Hollywood Hills por el que todo el mundo paseaba a finales de los sesenta y principios de los setenta con una sonrisa permanente dibujada en su rostro.

¿Es tan bueno ‘Magic Mirror’? Atención nostálgicos de Carole King, los Fleetwood Mac de Stevie Nicks, Steely Dan, Eagles… Magic Mirror será su disco de cabecera en los próximos meses. Soft rock luminoso y canciones de cuando el mundo era un lugar agradable guiadas por la cálida voz de Charles. Para escuchar con una flor amarrada al cabello.

Compartir