Lauren Cohan, Maggie, augura «un mar de lágrimas» en la temporada final de ‘The Walking Dead’

La tanda adicional de seis episodios de la décima entrega en AMC

Aunque The Walking Dead puso el broche de oro a la guerra contra los Susurradores el pasado mes de octubre, en apenas un par de días tendremos nuevos episodios de la temporada 10 de la serie. Una nueva tanda encargada por sorpresa y algo atípica que servirá, por un lado, para hacer de puente entre la décima entrega y la final y, por otro, para abordar algunos asuntos del pasado de los personajes. También es la herramienta perfecta para poder brindarnos nuevos episodios de la ficción zombi por excelencia en plena pandemia, con capítulos más centrados en personajes concretos de forma individualizada y menos acumulaciones de gente, cumpliendo así con las medidas anti-covid que ahora rigen cualquier rodaje.

Hay razones para estar emocionados ante los nuevos episodios, puesto que estos abordarán una parte de la trama que estábamos deseando descubrir: cómo será la dinámica entre Maggie (Lauren Cohan) y Negan (Jeffrey Dean Morgan) ahora que ella ha regresado para quedarse tras un tiempo alejada de Hilltop. A su llegada, la joven superviviente se dará cuenta de que muchas cosas han cambiado, pero también tendremos la oportunidad de conocer su historia y lo que ha vivido durante todos estos años junto a su hijo Hershel. Según ha sido confirmado, ella también estará huyendo de algo y necesitará la ayuda de sus amigos, mientras que estos tendrán que asumir sus decisiones y explicarle por qué han condonado la pena del asesino de Glenn.

Pero la tanda adicional de diez episodios no es la única razón por la que los protagonistas de The Walking Dead están profundamente emocionados. También está el hecho de que, aunque parezca mentira, el final de la serie ya asoma en el horizonte. Será la temporada 11 la que ponga el broche final a la historia y lo hará con un total de 24 episodios divididos en dos tandas y que ya han comenzado a rodarse de cara a su estreno el próximo otoño. Ante este hecho, los distintos protagonistas tienen sentimientos enfrentados, pero todos coinciden en describir su sensación ante la recta final de la serie con una única palabra: «Agridulce».

«La serie ha sido una parte muy importante de nuestras vidas. Ha cambiado nuestras vidas a mejor de muchas maneras. Hemos hecho grandes amistades, hemos sido una familia. Hemos estado haciendo esto durante toda una década», reflexiona Norman Reedus. «Yo quiero que esta temporada final se termine con un ‘bang’. Creo que nos lo debemos a nosotros mismos». «Es agridulce», coincide Seth Gilliam, el Padre Gabriel. «Agrio porque se termina y va a haber muchas despedidas. Pero también es dulce porque ha sido una parte importante de mi vida durante siete años. He podido conocer este mundo y a un montón de personas fascinantes y todo eso es algo que me llevo conmigo».

«Es tan sentimental como suena. No pasan 10 minutos sin que nos digamos los unos a los otros: ‘Venga, vamos a darlo todo, hagamos esto bien, vamos a disfrutarlo», adelanta Lauren Cohan sobre cómo se está viviendo el final de la serie ahora que ya ha comenzado la producción.

Siento que se avecinan emociones y que las emociones son adrenalina y trabajo y gratitud. Pero sí, nos veréis a todos hechos un mar de lágrimas [Lauren Cohan]

«Cuesta pensar en ello porque ha sido nuestra vida durante los últimos 10 años», reconoce Melissa McBride, antes de recordar que en su caso es diferente, puesto que al fin y al cabo seguirá siendo Carol en el ya confirmado ‘spin-off’ que protagonizará junto a Norman Reedus. «Para entonces habremos estado haciendo la serie madre como unos 12 años y hay que decir adiós, pero al mismo tiempo ha sido el trampolín para otras series en este universo que se ha creado y naturalmente eso también es emocionante. Las antologías de las que he oído hablar, el ‘spin-off’ con Norman, Daryl y Carol, las películas… Y quién sabe qué más hay en el horizonte».

Sensacine

Compartir