‘Mentes Criminales’: Los 10 episodios más escabrosos de la serie

Si por algo se ha caracterizado Mentes criminales durante los quince años que se mantuvo en antena fue por su capacidad de generar casos que, cuando piensas en ellos, todavía te provocan un escalofrío de inquietud.

El equipo de la Unidad de Conducta del FBI se ha encontrado literalmente de todo en sus investigaciones. Y, a continuación, repasamos los casos más impactantes de la serie para proponeros un maratón de lo más macabro.

‘El hombre del saco’ (2×06)

(Fuente: CBS)

Todavía con Gideon al frente, e inmersos en todo el drama con Elle Greenaway, el equipo se movilizaba para investigar los asesinatos a golpes de unos menores en un pueblo de Arizona. Y si ya es malo cuando las víctimas son niños, es todavía peor cuando el sudes (o sujeto desconocido) también lo es. Nos dejó helados descubrir que detrás de los asesinatos estaba un crío, interpretado por Cameron Monaghan, que los había tenido a todos en jaque. Afortunadamente, eran las primeras temporadas y todavía quedaba un mínimo de espacio para la esperanza y conseguían llegar a tiempo de detener el siguiente asesinato que, por cierto, hubiera sido el del personaje de una jovencísima Elle Fanning. Al final del episodio, Gideon preguntaba al niño que por qué lo había hecho y la respuesta, en tono casi indiferente, helaba la sangre: “Porque me apetecía”.

‘Nuestra hora más oscura’ (5×23)

(Fuente: CBS)

Repasemos los ingredientes de este episodio: por un lado, tenemos apagones en el centro de Los Ángeles, que todos sabemos que la falta de luz en una gran ciudad rara vez trae algo bueno; por otro, tenemos al actor del Pennywise original, Tim Curry, en el papel del asesino en serie; y para terminar de rematar el asunto, el detective que lleva el caso fue una de las primeras víctimas del sudes. Con todo esto, los guionistas de la serie crearon un capítulo absolutamente inquietante que recordaba a los asesinatos  -estos ya en el mundo real- de Richard Ramírez, uno de los asesinos en serie norteamericanos más conocidos, con el sobrenombre el Acosador Nocturno.

‘North Mammon’ (2×07)

(Fuente: CBS)

Los juegos crueles son requisito casi indispensable para aparecer como sudes en Mentes criminales, pero desde luego este se lleva la palma. Tres chicas, amigas del alma, deportistas y con un futuro brillante por delante son secuestradas y encerradas en un búnker. Por si eso no fuera suficiente, su secuestrador les plantea una tesitura imposible: una de las amigas debe morir, además son ellas quienes deben elegir cuál de las tres y luego cometer el asesinato. 

‘El gran partido, ‘Apocalipsis’ (2×14 y 2×15)

(Fuente: CBS)

Tobias Hankel trajo a los seguidores de Mentes criminales y al pobre Doctor Reid por la calle de la amargura. El sudes, interpretado por un James Van Der Beek muy lejos aquí de sus tiempos como Dawson, secuestraba, torturaba y casi mataba al personaje interpretado por Matthew Gray Gubler con una saña increíble. La angustia iba en aumento mientras el equipo solo podía mirar el calvario por el que estaba pasando su compañero y amigo, al menos hasta que el propio Reid fue capaz de ir dándoles pistas de dónde se encontraba retenido. Ponemos ambos episodios juntos porque, aunque sin duda el segundo es el que nos tuvo al borde del asiento, para disfrutarlo y entenderlo en su totalidad es indispensable ver ambas partes. Es un episodio oscuro, inquietante y el punto de partida de la mala racha in crescendo que iba a vivir a partir de ese momento el Doctor Reid. A partir de aquí, a Spencer Reid le han golpeado, dañado y traumatizado de todas las formas y maneras posibles, pero Apocalipsis lo hizo primero y con más saña.

‘Mosley Lane’ (5×16)

(Fuente: CBS)

Todavía no hemos superado Mosley Lane. En este episodio conocíamos a los Roycewoods, una familia de apariencia normal  - remarcamos lo de “apariencia”- que adoptaba varios niños a lo largo de una década. Pero esto es Mentes criminales y, por supuesto, no estamos ante un episodio sobre gente amable haciendo el bien a sus congéneres. En la versión más retorcida de un cuento de los Grimm que uno pueda imaginarse  - que ya es decir bastante-, los Roycewoods en realidad están secuestrando a estos niños y cuando los pequeños crecen o se comportan de alguna forma que no termina de cuadrarles… los matan. Matthew Gray Gubler se encargó de dirigir este capítulo y las imágenes del crematorio donde esta familia de desgraciados incineraba a los niños que ya no querían todavía nos persigue.

‘100’ (5×09)

(Fuente: CBS)

100 trae de vuelta a “El Destripador”, uno de los villanos más icónicos de Mentes criminales. A través de varias entrevistas al equipo durante una investigación de asuntos internos, vamos reconstruyendo la historia que ha concluido con el dramático secuestro de la exmujer e hijo del agente Hotchner a los que intentan salvar en una carrera contrarreloj. La desesperación de Aaron Hotchner, las pantallas partidas, el ritmo frenético y la crueldad emocional de la última llamada de teléfono entre su el agente y su ex esposa aseguran el puesto de este episodio en la lista.

‘Muertos de miedo’ (3 x03)

(Fuente: IMDB)

¿Os imagináis ir al psiquiatra o psicólogo para superar una fobia, pero que el terapeuta en su lugar decida utilizar tus peores terrores contra ti? Es el material del que están hechas las pesadillas y justo lo que hace el sudes en este episodio. El equipo está todavía asimilando la abrupta partida de Gideon y, mientras, persiguen a un expsiquiatra que retoma su profesión con el objetivo de que sus víctimas, a los que llama pacientes, le cuenten sus peores temores y luego asesinarlos utilizando aquello que más terror les produce.En este episodio jugaron a introducir el peligro en un espacio completamente basado en la confianza y la sensación de seguridad, con unos resultados tan terribles que lo convirtieron en uno de los episodios más inquietantes de la serie.

‘Sr. Diablo’ (10×21)

(Fuente: CBS)

Matthew Gray Gubler es también el responsable de este episodio y cualquiera que se haya pasado por sus redes sociales sabrá que el hombre tiene debilidad por las imágenes extrañas e inquietantes, así que no sorprende a nadie que el episodio tenga una ambientación de las que te hace mirar de vez en cuando a tus espaldas… por si las moscas. Tres personas acusadas de asesinato afirman haber sido atacadas por un monstruo de garras afiladas y, además, no recuerdan nada de lo que ocurrió durante los asesinatos. De todo tenía el episodio: alucinaciones, control mental… Durante un momento parecía que iban a hacer un crossover con Sobrenatural y los Winchester iban a llegar a salvar el día, porque aquello no había quien lo explicara racionalmente. Pero al final, poniendo todos sus recursos y empeños, consiguen descubrir quién está detrás de ese misterioso modus operandi basado en las drogas y la manipulación… aunque escapa.

‘Afortunado’ (3×08)

(Fuente: CBS)

Y hablando de capítulos que no podemos olvidar, este todavía nos pone los pelos de punta. No recomendamos verlo a la hora de comer. Todo comienza bastante normal, en los estándares de la Unidad de Análisis de Conducta, con el equipo camino a Florida para investigar el asesinato de una mujer a la que han encontrado muerta en el río con un montón de símbolos satánicos. Por si esto no fuera suficiente, también le han cortado todos los dedos; pero no pasa nada, en su estómago encuentran otros diez…de personas distintas. El sudes no había tenido otra idea mejor que cortar los dedos de las personas que asesina para alimentar a sus futuras víctimas. Durante la investigación desaparece otra mujer, Tracey Lambert.

Evidentemente, en seguida se organiza una partida de búsqueda en la que animan a todo el mundo a participar sabiendo que el criminal va a intentar insertarse en la investigación. Al final identifican al asesino como un hombre llamado Floyd Feylinn Ferrel (Jamie Kennedy). Como no ha pasado demasiado tiempo desde la desaparición, creen que todavía están a tiempo de salvar a Tracey, hasta que Floyd habla con su sacerdote y le dice que, como Dios, Tracey Lambert también está en todos. Lloyd, durante la partida búsqueda había estado en cargo de la comida, y sí, añadió al chili el ingrediente que estáis pensando.

‘La lección’ (8×10)

(Fuente: CBS)

El capítulo abría con una horripilante e inquietante imagen: una marioneta humana, con rostro de papel maché, baila y se contorsiona al ritmo de Where is my mind de los Pixies. Y a partir de ahí la extrañeza, lo gore y el horror no dejan de incrementarse. Por supuesto, Gubler vuelve a dirigir uno de los episodios más perturbadores que hemos visto en quince temporadas -que se dice pronto- de Mentes criminales.

Brad Dourif, Grima en El señor de los anillos y por tanto con sobrada experiencia para darnos repelús del bueno, da vida a Adam Rain. Rain era hijo de un famoso titiritero de los 60, ambos fueron atracados y él cayó en un coma profundo del que despertó cincuenta años después con la cabeza un poco más allá que acá. En un intento de “arreglar” lo que sucedió entonces, ahora quiere crear una gran representación de guiñol con títeres humanos. La escena en la que prepara a sus marionetas -rompiendo huesos y dislocando articulaciones- es de esas que no sabes muy bien si mirar o cerrar los ojos.

‘Mentes criminales’ está disponible en Amazon Prime Video.

Compartir