5 razones para ver ‘Scrubs’ en Star en Disney+ que demuestran que en las series de médicos no todo es drama

Las nueve temporadas de la serie protagonizada por Zach Braff y Donald Faison están disponibles en el servicio de ‘streaming’.

Parece mentira que Scrubs haya cumplido ya 20 años. Cuesta creer que la conocida ‘sitcom’ de médicos se estrenara allá por 2001, y que a día de hoy siga manteniendo esa esencia con la que enamoró a millones de espectadores en todo el mundo.

La ficción creada por Bill Lawrence (Friends, Cougar Town), nominada a tres Globos de Oro y a 17 Emmys, es una de las últimas incorporaciones al catálogo de Star en Disney+, y si todavía no has disfrutado de ella te animamos a que la sitúes en tu radar para no perderle la pista. Aunque estamos convencidos de que una vez que la empieces, y conozcas a J.D. y compañía, te vas a enamorar de ella, queremos darte unas razones de peso por las que querrás empezar a verla hoy mismo.

Antes de analizar los cinco motivos por los que Scrubs debe ser tu nueva obsesión, quizá deberías saber de qué trata la ficción de Lawrence. La trama principal se desarrolla en el Sacred Heart Hospital, el centro médico al que llega un grupo de nuevos nuevos internos, entre los que destacan John Michael Dorian (Zach Braff), más conocido como J.D. y su compañero de universidad, Chris Turk (Donald Faison), especializado en cirugía. Narrada en primera persona, como si del diario personal del doctor J.D. se tratase, la serie aborda la complejidad que supone compaginar la vida profesional con la personal para este recién licenciado en medicina. Por supuesto, a lo largo de sus nueve temporadas no faltan sorprendentes casos médicos que te tocarán la fibra sensible; romances entre el personal sanitario, ni ese toque de humor tan necesario para tomarte la vida con otra filosofía.

Estás a cinco pasos para ir volando a tu perfil de Disney+ para darle al play y empezar a ver el primer episodio de Scrubs.

1. EL EQUILIBRIO PERFECTO ENTRE DRAMA Y COMEDIA

Una de las bondades que desde su primer episodio ha mantenido Scrubs es esa magnífica combinación entre el drama y la comedia. La ficción ha demostrado que es posible pasar del llanto a la risa en cuestión de segundos, y que a veces reír es lo único que puede ayudarnos a superar determinadas situaciones traumáticas. Unas situaciones de las que no se libra el Sacred Heart Hospital. Enfermedades de diferente índole, accidentes, paradas cardiorrespiratorias, cirugías y sus posibles complicaciones… de nada se libran los doctores J.D., Turk, Elliot y compañía. Y aunque determinados casos les afectan especialmente, de todos ellos consiguen sacar una lección vital, contribuyendo no sólo a su crecimiento profesional, sino también al personal.

La diferencia de Scrubs con otras series de médicos es esa capacidad de intentar ver el lado positivo de la parte más dramática de dedicarse a la medicina. En ocasiones, ver tanto sufrimiento condensado en un sólo episodio puede llegar a provocar en los espectadores un ligero bajón. Un sentimiento que muchos nos están dispuestos a afrontar y que suele ser el motivo por el que no se animen a ver este tipo de contenidos. Si eres uno de ellos, Scrubs puede convertirse en tu puerta de entrada a este maravilloso género de la ficción. Y si ya estás dentro, la de Bill Lawrence no puede faltar en tu «colección».

2.LA REALIDAD ALTERNATIVA DEL PROTAGONISTA

Si hay otro motivo por el que sí o sí merece la pena ver Scrubs es por los «viajes» a los que nos invita J.D., el protagonista, en decenas de episodios. Este doctor recién licenciado, es capaz de evadirse de los momentos más complicados de su día a día. Y no lo hace cómo lo hacemos el resto de los mortales. Él se transporta a un mundo de fantasía donde tan pronto se cuela en una escena de Star Wars, cómo se imagina que su compañero, y amigo, Turk es el mismísimo Indiana Jones, enfrentándose a la aventura de la cirugía. O cuando ve al doctor Fox, quien le gustaría que fuera su mentor, bailando a lo Tom Cruise en Risky Business.

3. EPISODIOS CORTOS

Cuando te planteas empezar a ver una serie con principio y fin, uno de los detalles que quizá te lleve a rechazarla es la extensa duración de sus episodios. Con Scrubs no tendrás excusa para darle desde ya una oportunidad. Sus episodios tienen una duración media de unos 20 minutos, y eso es fantástico. Puedes disfrutar de ellos mientras cenas, sin necesidad de robarle horas a tu descanso. Seguro que ahora te parece más factible convertirte en fan de una de las ‘sitcom’ más aplaudidas de comienzo del siglo XXI.

4. LA RELACIÓN DE AMISTAD SOÑADA POR TODOS

Si la amistad entre Chandler y Joey (Friends), Meredith y Cristina (Anatomía de Grey) o Raj y Howard (The Big Bang Theory)  eran inmejorables, espera a conocer el ‘bromance’ que existe entre J.D. y Turk. Ya en el primer episodio, el propio J.D. confiesa estar feliz por haber tenido la suerte de coincidir en el Sacred Heart Hospital con Turk, al que conoció en el instituto y con el que compartió grandes momentos durante sus estudios de medicina en la facultad. Su relación es tan fuerte que ni las parejas sentimentales de uno y otro o el poco tiempo que pasan juntos, en determinados momentos, puede acabar con ella. Buena prueba de ello es que aunque a Turk le cuesta más mostrar sus sentimientos, cuando se trata de abrazar a J.D. es capaz de dejar a un lado esa capa de tipo duro que quiere mostrar como buen cirujano que es.

5. UNA COLECCIÓN DE CAMEOS INMEJORABLE

Si aún no te hemos convencido para disfrutar de Scrubs en Star en Disney+, espera a conocer la extensa lista de estrellas invitadas que en su día pasaron por Sacred Heart Hospital. Saber que en cualquier episodio puede aparecer un rostro conocido del panorama televisivo y cinematográfico, y convertirse en el protagonista de su propia historia, es otro de los alicientes que esconde la ficción de Bill Lawrence. Julianna Margulies, Michael J. Fox, Courtney Cox, Ryan Reynolds, Brendan Fraser, Elizabeth Banks, Colin Farrell y Matthew Perry son algunos de ellos. ¿No estás deseando saber qué papel interpreta cada uno de ellos?

>> Leer el artículo | sobre Sensacine – viernes, 21 de mayo de 2021

Compartir