‘Jackass 4’ mandó a Steve-O a urgencias con el oído lleno de caca de perro

Y encima la escena no terminó en la película. La nueva aventura del grupo más famoso de MTV ha puesto a sus miembros en más de un aprieto.

Solo llevaban dos días de rodaje de Jackass 4 cuando Johnny Knoxville y Steve-O terminaron en el hospital. El equipo más imprudente de MTV está acostumbrado a acudir a urgencias por todo tipo de circunstancias, pero en esta grabación, con muchos de sus miembros rondando la cincuentena, algo nos dice que ha sido más habitual que de costumbre. Lo que no esperábamos es que tuviesen que ser atendidos por tener el oído lleno de caca de perro. Y lo peor es que la escena no aparece en la cinta.

Según ha contado Steve-O en su canal de YouTube, tuvo una idea extrema para la nueva entrega de la saga: llenar un cañón lanzador de camisetas de caca de perro para disparar a la gente a la cara. El director de la película, Jeff Tremaine, no lo terminaba de ver, así que rechazó la idea, pero el ‘jackass’ siguió aferrado al plan y lo grabó para sus 6,6 millones de suscriptores. ¿El resultado? La visita a urgencias más embarazosa de su vida.

Mi canal auditivo estaba lleno de caca de perro y llegó con tanta fuerza que me hizo mucho daño en el oído. Corrí a la ducha e intenté quitármelo con la alcachofa, pero pensé: ‘No estoy bien, necesito atención médica’. Por supuesto, primero me corté el pelo y, una vez que estaba guapo, fui a urgencias

Incluso Steve-O admite que fue «estúpido». Solo hay que ver el vídeo para darse cuenta de la fuerza con la que la caca va proyectada hacia la cara del protagonista. Lo raro es que no le hayan quedado secuelas permanentes.

Esta será la última película de Jackass que podrán disfrutar los fanáticos del grupo de MTV. Según ha declarado Knoxville, «solo puedes arriesgarte hasta cierto punto antes de que suceda algo irreversible». Hasta ahora han logrado salir airosos de las situaciones surrealistas en las que ellos mismos se meten, pero nadie les asegura que seguirán sanos y salvos de por vida. De hecho, el propio Knoxville acarreó una fuerte secuela. Realizando una escena de Jackass 3D, sufrió una rotura de pene que le obligó a utilizar un catéter dos veces al día.

Compartir