‘Loki’ abre el debate: ¿es el multiverso un error para Marvel?

No todo son ventajas en las infinitas posibilidades que propone la nueva etapa de Marvel.

Bruja Escarlata y Visión vino de pregonera, para allanar el camino, pero al final ha tenido que ser Loki, y su Dios del engaño, el encargado de poner patas arriba el universo Marvel. Porque, de acuerdo con la serie de Disney+, el MCU ya no es un universo, es un multiverso. La sagrada línea temporal se ha diseminado en múltiples mundos, realidades y opciones. Esto, a priori, tendría que ser una muy buena noticia, ¿no? Aquellos con el corazón roto por la muerte de Tony u otros personajes pueden quedarse tranquilos porque en algún sitio, en algún universo, siguen viviendo sus vidas. Y el pobre agente Sousa no fue descartado porque Steve Rogers volvió del futuro para reclamar su baile con Peggy. Esas cosillas.

Además, el multiverso abre la puerta a los mutantes, a los Cuatro Fantásticos, a recuperar locuras comiqueras como el Lobezno Ronin o los Marvel Zombis (todo en esta vida mejora con zombis). Viene a confirmar (sin tener que decirlo oficialmente) que la última película de Spiderman va a ser un festival de Peter Parkers. Que los Jóvenes Vengadores son una posibilidad cada vez más cercana (y de paso que Wanda va a dejar de sufrir pérdidas familiares). Que Doctor Extraño en el multiverso de la locura va a ser un delirio de magia que probablemente reúna a los tres hechiceros con la lengua más afilada del universo Marvel: Steven Strange, Wanda Maximoff y Loki Odinson.

Un villano con múltiples versiones de sí mismo, como Kang, sumado al multiverso abre infinitas posibilidades, eso es cierto, especialmente en una etapa que Kevin Feige ya ha dicho que va a tratar principalmente de comienzos. Sin embargo, también tiene sus peligros.

El riesgo del multiverso

Los viajes en el tiempo son muy divertidos, pero puedes encontrarte con ese pequeño gran escollo de los agujeros de guion y las paradojas temporales. Y algo parecido ocurre con un multiverso que ya lleva implícita la posibilidad del viaje temporal. Infinitas opciones, al final, significan que no hay opción que quede fuera del canon (sí, Agentes de SHIELD ahora vuelve a ser parte del canon del MCU). Y, si todo vale, entonces narrativamente nada importa.

Es algo de lo que llevan tiempo adoleciendo los cómics de Marvel. Los lectores de sus viñetas han perdido ya la cuenta de cuántas veces ha resucitado Fénix o el número de ocasiones que el escudo del capitán América ha sido pasado como testigo a otra persona solo para volver a Steve Rogers. Personajes que mueren una y otra vez, con un menor impacto cada una de ellas. Porque sabes que van a volver. Así que, por muy buena que sea la escena, ¿para qué llevarse el disgusto? Decisiones irrevocables que no lo son porque siempre hay otra línea, otro universo… La diferencia es que en los cómics de la Casa de las Ideas, después de más de 80 años son parte del juego. Pero esto, hasta Vengadores: Endgame y en una escala mucho menor, no había sido así en el MCU.

(Fuente: Disney+)

¿Y la carga narrativa?

“No me siento bien señor Stark” y se te parte el alma. Thanos sacrifica a su hija en aras de un bien mayor como Abraham sacrificó a Isaac. Bucky desintegrándose mientras su hermano de sangre le busca en el campo de batalla wakandiano y Wanda viendo morir al amor de su vida dos veces. Escenas cargadas de emoción que han perdido parte de su fuerza porque sabemos que, después de Vengadores: Infinity War, la mayoría se soluciona. Y en Bruja Escarlata y Visión ya se encarga el personaje de Elizabeth Olsen de apañar lo de Visión. Esa era fácil, a fin de cuentas, no deja de ser un robot.

Ahora, con el multiverso ya no queda solo en eso. Es que incluso los sacrificios definitivos ya no lo son: Tony Stark está vivo en alguna realidad paralela, por si algún día Robert Downey Jr quiere volver, nada impide a Chris Evans –más allá de no tener ganas- volver a enfundarse las mallas y convertirse en otra versión del Capitán América. La Viuda Negra puede haber realizado una inmolación final para salvar a la humanidad, pero sigue dando patadas voladoras en otro universo.

Ya no se puede apelar a la continuidad narrativa, ni señalar agujeros de guion. El «lo hizo un mago» de Los Simpson aplicaba muy bien a esta nueva fase sin lo del multiverso, pero es que a eso ahora se ha sumado el «es de otra línea temporal». Marvel puede cambiar actores, recuperar otros, borrar de un plumazo la evolución de un personaje y acelerar la del de al lado. Y no vamos a poder decir nada, porque es válido en las reglas del juego que ellos mismos han establecido. Les dan ventaja sobre el espectador, claro. En Disney no son tontos.

(Fuente: Disney)

Multiverso sí, pero con fecha de caducidad

Pese a todo esto no seré yo quien niegue que el viaje multiversal que presenta Loki puede ser muy divertido… siempre y cuando tenga un final definido. El tiempo y el espacio en el MCU puede que ahora se parezcan más a una gran bola de “Wibbly wobbly, timey wimey” que proponía Doctor Who, que a la sagrada línea temporal que defendía con ahínco la AVT. Eso es cierto. Pero también lo es que fuera del cine seguimos con nuestra percepción lineal de toda la vida. Y como aprende por las malas Wanda en los tebeos, un poco de caos viene muy bien, pero si no tienes cuidado se pierde el norte.

Si el Multiverso se limita a esta fase, que ya han dicho que va a ser corta, y posteriormente Marvel vuelve a unas reglas del juego que vuelvan a tener en cuenta las repercusiones de los actos de los personajes, todo estará bien. La cadena acción-consecuencia es esencial para que los arcos argumentales tengan peso y eso es precisamente lo que elimina el recién llegado multiverso. Así que dejémosles que nos den todo lo bueno que puede aportar esta infinidad de realidades, pero crucemos los dedos para que recuerden que si Wanda y el Dios del engaño no ganan nunca durante mucho tiempo es por algo. Tampoco le creemos un ataque de ansiedad al pobre Doctor Extraño con demasiados universos que mantener equilibrados, que ya no le da la vida solo con uno.

Compartir

Tendencias Recientes

Open