La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

Películas que provocaron que la gente abandonase las salas de cine

A veces por ser escenas especialmente desagradables, otras por el tedio o aburrimiento. Éstos largometrajes provocaron huidas de las proyecciones.

Escenas sangrientas, demasiado violentas, algunas muy explícitas o, simplemente, aburrimiento. Hay muchas razones por las que el público puede abandonar una sala de cine en mitad de la proyección de una película y, aunque es muy raro que eso ocurra, hay veces que es inevitable. Quizás una escena está rodada de tal manera que provoca mareos o muestra con todo detalle cosas que tampoco necesitamos saber.

En cualquier caso, esto demuestra que el cine es capaz de hacernos sentir muchas cosas, aunque no todas sean agradables. Aquí recopilamos varios casos en los que las películas provocaron que la gente saliese de una sala de cine. La mayoría se deben a la dureza de las imágenes pero, hay que ser sinceros, también alguna se debe a la lentitud y el tedio de la trama.

‘TITANE’ (2021)

Titane, la reciente ganadora de la Palma de Oro, provocó reacciones de todo tipo en su proyección en Cannes. France24 informó de que había habido abandonos de la sala durante las primeras proyecciones de la película de Julia Ducournau. La intensidad de las imágenes y sus escenas surrealistas estuvieron detrás de las razones. De todos modos, esto no ha evitado que se convirtiera en la gran ganadora del festival en 2021. Ducournau es amiga de la polémica, puesto que su anterior filme, Crudo, tuvo el récord en el Festival de Cine de Toronto de 2016 de desmayos y huidas. Se lo arrebató a Eli Roth y su El infierno verde.

‘EL EXORCISTA’ (1973)

La llegada a cines de El exorcista en 1973 fue un auténtico fenómeno y muchos esperaron largas colas para hacerse con una entrada. Quizás alguno se arrepintió de ello, ya que varios espectadores que acudieron a ver la cinta al cine se desmayaron debido al impacto que les provocó. Uno de los afectados declaró: «Lo encontré tan horrible que tuve que salir». Este tipo de comentarios ayudaron a aumentar la expectación del público, ¿reacción natural o efectiva técnica de marketing? Sea como sea, El Exorcista es uno de los mayores clásicos del terror y eso nadie puede negarlo.

‘127 HORAS’ (2011)

No es una película de terror, ni tiene ninguna polémica. Lo que ocurrió con 127 horas es que la gente no esperaba ver la sangrienta escena en la que se corta el brazo para escapar de la roca que le tiene atrapado.Tras su estreno, Movieline recopiló varias noticias de gente que vomitaba, se desmayaba y convulsionaba en las proyecciones que tuvieron lugar a lo largo de todo Estados Unidos. James Franco, protagonista, declaró en Vulture que la película está diseñada de tal manera que creas que te está hablando a ti directamente, por lo que ver cómo el protagonista se corta el brazo puede hacerte sentir que te está ocurriendo a ti.

La razón a estas reacciones es bien sencilla: ¿A quién le gusta ver cómo alguien se corta el músculo, los tendones y el hueso con una navaja pequeña para escapar de una piedra?

‘EL ÁRBOL DE LA VIDA’ (2011)

El árbol de la vida tuvo varias polémicas. Por un lado está el enfado de Sean Penn, al que no le sentó nada bien descubrir que habían cortado la mayoría de sus escenas en el montaje final. Hablando con Le Figaro, el actor confesó que Terrence Malick, el director, nunca supo explicarle con claridad lo que quería hacer y se sentía todo el rato confundido y decepcionado.

El otro tema controvertido es que muchos espectadores se salieron antes de tiempo de la proyección ante la lentitud de la película y lo abstracto de su trama. Los dueños de los cines decidieron reaccionar a esta oleada de gente huyendo de las salas con la devolución de las entradas y, posteriormente, con mensajes que avisaban de que la película podía no ser del gusto de todos.

‘EL DESAFÍO (THE WALK)’ (2015)

A veces, la razón por la que el público abandona la sala no tiene nada que ver con una escena explícita o una película demasiado artística. En 2015 con El desafío (The Walk), Robert Zemeckis llevó a los cines la historia del funambulista Philippe Petit, que cruzó entre las Torres Gemelas sobre un único cable. Muchos espectadores fueron a ver la película en su versión IMAX 3D y quedó demostrado que no todos podríamos llevar a cabo la hazaña de Petit. Algunas personas del público experimentaron vértigos y ansiedad. Esto hizo que tuvieran que abandonar el cine o, al menos, cerrar los ojos.

‘SWISS ARMY MAN’ (2017)

Puede que ver a Daniel Radcliffe interpretando a un cadáver con una erección y problemas de flatulencias no era lo que esperaban los espectadores que fueron a ver Swiss Army Man. Tras su proyección en el festival de Sundance, muchos se quedaron impactados por lo que habían visto y algunas salas se quedaron vacías.

«Me intrigó lo de que se fuesen del cine. La única vez que me he ido del cine ha sido porque me he sentido ofendido. Para mí, ésta es una película inofensiva. Todas esas bromas estúpidas… Nunca me he sentido tan seguro al asegurar a la gente que no se van a aburrir en una película», aseguraba Radcliffe en una entrevista con EW. Según el actor, el problema estuvo en que la cinta llegó con demasiadas expectativas. Había quien incluso la había propuesto para los Oscar.

‘EL PROYECTO DE LA BRUJA DE BLAIR’ (1999)

Parece que el estilo completamente amateur de El proyecto de la bruja de Blair, con sus rápidos movimientos de cámara, no sentó bien a varias personas del público. Físicamente hablando. Según recoge Mentalfloss, la Asociación de Prensa declaró que, en la zona de Atlanta, hubo espectadores que tuvieron tantas náuseas que tuvieron que ir al baño (o donde les pillara).

‘EL REY LEÓN’ (1994)

Entre brazos descuartizados, cadáveres flatulentos y brujas, también hay espacio para la polémica que provocó El rey león en su llegada a cines. «Muchos padres encuentran El rey león demasiado violento», esta es la noticia que incluía The Register Guard después del estreno de la película de Disney. La escena de la estampida fue muy dura para los espectadores más pequeños, quienes, según Mentalfloss, tuvieron que salir de la sala de cine hasta que se calmaron un poco. No les culpamos.

‘2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO’ (1968)

Malcolm McDowell recuerda así las primeras reacciones al clásico de Stanley Kubrick 2001: Una odisea del espacio: «Para un estudio de cine grande, sacar una película donde no habla nadie durante los primeros 45 minutos… Se tiraban de los pelos. Creo que era absolutamente brillante. Tuvo críticas horribles al principio. La gente se salía de la proyección en masa». Al contrario de lo que ha ocurrido con El árbol de la vida, el tiempo ha dado la razón a Kubrick y ha convertido 2001 en una de las mejores películas de la historia del cine.

‘EL RENACIDO’ (2016)

El renacido fue una de las películas favoritas del 2015 y cosechó muy buenas críticas, por eso sorprendió tanto la noticia de que algunas personas no pudieron soportar determinados momentos de la cinta. Según informa THR, en las primeras proyecciones había personas que se marchaban antes de tiempo. Al parecer, a causa de las escenas demasiado violentas y sangrientas. El ataque del oso o la cauterización de las heridas son algunos momentos que el público no pudo aguantar, lo que provocó que abandonaran el cine.

Compartir

TU APOYO ES MUY IMPORTANTE