La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

‘Snake Eyes: El origen’, la película que huye de los errores de ‘G.I. Joe’: «Aprendes dónde esta el equilibrio entre la fantasía y lo sensato»

Hablamos con el director Robert Schwentke y el productor Lorenzo di Bonaventura del filme protagonizada por Henry Golding y Úrsula Corberó. Estreno en cines este viernes, 13 de agosto.

El ninja mudo más famoso de G.I. Joe se ha ganado el honor y la difícil tarea de convertirse en el germen de una nueva franquicia. «Es una interesante columna vertebral sobre la que soportar una serie de películas, con suerte, si es un éxito», afirma Lorenzo di Bonaventura, productor de Snake Eyes: El origen,

La película de orígenes sobre el personaje, al que interpreta Henry Golding, llega a las salas de cine españolas este viernes, 13 de agosto. Y lo hace intentando huir de los errores del pasado, aquellos de los que aprendió Bonaventura con la malparada saga formada por las películas G.I. Joe (2009) y G.I. Joe: La venganza (2013). «Como críticas sobre las anteriores películas es que, quizá, eran demasiado serias o demasiado tontas. Así que, aprendes dónde está el equilibrio entre la fantasía y lo sensato».

Ese equilibrio es el que ha intentado encontrar Bonaventura en Snake Eyes: El origen, filme con el que los fans del personaje podrán escuchar hablar a su protagonista. La historia se ambienta antes de que el ninja sufra un accidente en un helicóptero que le daña terriblemente las cuerdas vocales. «Esta era una oportunidad para contar una historia antes de la mitología de Snake Eyes. Puedes ir antes de lo que ocurrió y no romper la mitología porque, eventualmente, llegas a ese lugar».

Henry Golding como Snake Eyes.

Para llevar a cabo este ‘reboot’ de la historia de los G.I. Joe en la gran pantalla, Snake Eyes fue el elegido por varias razones. Como cuenta Bonaventura: «Es el personaje más popular en el mundo G.I. Joe. Así que, si íbamos a hacer un ‘spin-off’, era lo lógico. Él era el más acertado en términos de popularidad. Al mismo tiempo, el menos porque no habla». Precisamente la sorpresa de eso último es lo que hizo a Bonaventura pensar que el ninja era el idóneo para comenzar a construir una nueva saga.

Otras de las razones, como indica el productor de la saga Transformers, fue:

Su historia en los cómics y en la serie de animación es una historia bíblica y tiene todas estas cosas: emotivas, traición, pena, honor…

El elegido para la dirección del filme es Robert Schwentke. «Me gusta contar historias sobre personas en situaciones extremas. Situaciones en las que los códigos éticos son irrelevantes y ellos tienen que definir su propia moral. Snake Eyes entra dentro de eso», afirma el realizador. No solo eso, Schwentke también nos habla sobre su pasión por el cine japonés y Snake Eyes: El origen era «los más cerca que podía llegar a hacer una película japonesa» gracias a su historia. Por eso, el director no dudó en decir que sí a colocarse detrás de las cámaras de este filme. «Era una oportunidad única para hacer muchas de las cosas que disfruto haciendo».

ENAMORADOS DE TOKIO: ‘LA CASA DE PAPEL’, EL EMPUJÓN PARA QUE ÚRSULA CORBERÓ SE CONVIRTIERA EN LA BARONESA

Snake Eyes: El origen supone el debut de Úrsula Corberó en Hollywood. La actriz da vida a La Baronesa, cuyo nombre real es Anastasia DeCobray, es una estratega que pertenece a las altas esferas de Cobra, una organización criminal internacional que busca dominar el mundo. La serie La Casa de Papel, en la que interpreta a Tokio, fue un empujón para que Corberó terminara en el filme.

«He visto la primera temporada de su serie La Casa de Papel te enamoras de Tokio porque es muy traviesa, es un poco impredecible y esas cosas son las que quieres en la Baronesa. Además es divertida, y la Baronesa tiene que ser divertida. Para mí, ella fue mi primera opción inmediatamente», afirma Bonaventura. Schwentke, además, también reconoce que es fan de la ficción de Netflix: «Éramos fans de La Casa de Papel y de Úrsula y pensamos que ella iba a ser capaz de dar a este personaje una chispa diferente«.

Úrsula Corberó como La Baronesa.

Como cuenta el productor, los planes son que el papel de Corberó vaya creciendo en futuras películas. «Nunca se creó como un papel grande, pero la idea era introducir su personaje y después, en las siguientes entregas, que fuese la villana principal».

En el bando contrario a la Baronesa está el protagonista Snake Eyes. Henry Golding es el encargado de interpretar el papel. «Es encantador, es muy cercano y este personaje tiene que hacer cosas poco agradables. Así que, ayuda cuando tienes a un tío que gusta», cuenta Bonaventura. «Él fue la primera persona a la que le ofrecimos el papel. Fue un riesgo, pero cuando nos reunimos con él, su entusiasmo era genial y su voluntad de entrenar y aprender a pelear y hacer las cosas que tenía que hacer para interpretar a ese personaje eran tan obvias que nos hizo sentir cómodos al elegirle».

Esos aspectos de Golding, conocido por comedias románticas como Last Christmas y Crazy Rich Asians, también ayudan a conectar con el público. «Comete errores y eso es algo con lo que identificarse. Todos cometemos errores».

Snake Eyes (izquierda) y Storm Shadow (derecha).

Algo parecido cuenta Schwentke:

Henry, como actor y como persona, tiene mucha humanidad y encanto. Eso era muy muy importante para este personaje porque empieza en un lugar muy oscuro

Si hay un personaje importante en la historia del ninja de los G.I. Joe, ese es Storm Shadow, a quien da vida Andrew Koji. La relación de ambos es uno de los aspectos más interesantes de la historia de Snake Eyes. «Empiezan como amigos pero terminan en diferentes lados del espectro», recalca Schwentke. «Es una historia de orígenes de Snake Eyes, pero también una historia de orígenes de Storm Shadow. Así mostramos cómo y por qué terminó en ese lado de los malos».

EL FUTURO DE LA FRANQUICIA

La larga trayectoria de Bonaventura en la industria cinematográfica no solo le ha hecho aprender de los errores al intentar llevar la historia de los G.I. Joe a la gran pantalla anteriormente. También a ir paso por paso y no pensar demasiado en el futuro.

Imagen de ‘Snake Eyes: El origen’.

Como responde el productor cuando le preguntamos sobre qué ideas tiene para futuras entregas de las franquicia:

Me pongo un poco nervioso cuando pienso en lo que viene después de cualquiera de estas películas. He estado en momentos en el pasado en el que empiezas a pensar hacia a dónde vas y no lo suficiente en qué lugar estás. Siento que da un poco de mala suerte estar demasiado seguro […] Creo que, en este caso, la naturaleza de esta historia sobre dos hermanos [Snake Eyes y Storm Shadow]… es obvio hacia a dónde vas

Lo que sí tiene claro Bonaventura es que, para adentrarse en un proyecto, necesita sentir motivación y reto. «A veces es algo emotivo. Otras veces es el reto de: ‘No puedes hacer eso’. Con Jon Cusack [en la película 1408] era: ‘¿Podemos hacer una película interesante con una persona que está en una habitación de hotel el 90% de la película?», recuerda. «Así que hay un componente de reto y otro emotivo. Otras veces es: ‘Esto parece divertido’ […] Tiene que ser algo que de verdad quiera hacer. Si no tienes motivación es un trabajo muy duro. Sé que hay gente que puede. Yo no soy capaz«.

Que la historia de los G.I. Joe continúe en la gran pantalla depende, como siempre, de los resultados que Snake Eyes: El origen consiga en taquilla. Entre Estados Unidos y el resto de territorios en los que se ha estrenado, el filme lleva recaudados más de 33 millones de dólares. Queda esperar, por tanto, si el filme conseguirá un empujón en recaudación y los planes de Bonaventura puedan ir desarrollándose.

Compartir

TU APOYO ES MUY IMPORTANTE