La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

‘Free Guy’: Ryan Reynolds no usó un doble en una de las escenas más peligrosas

Te contamos los detalles más impresionantes para hacer la película dirigida por Shawn Levy (‘Stranger Things’).

Free Guy es una de las sorpresas del verano, por no decir del año. La película protagonizada por Ryan Reynolds junto a Jodie Comer ya ha llegado a las salas de cine. Mucha acción con toques de humor y un poquito de romance son las características principales del filme dirigido por Shawn Levy.

Guy (Reynolds) es un hombre con una vida aparentemente normal y algo aburrida que descubre que su mundo no es lo que parece. En realidad, Guy es un personaje no jugable de un videojuego. Un día conoce a Molotov Girl (Comer) y se enamora de ella, pero su universo va a ser destruido. Por ello, un valiente Guy aprenderá a luchar para hacer frente a todos y hará todo lo posible para salvarlo.

La existencia de escenas de acción requiere que Reynolds aparezca en escenas peligrosas. Según Chris O’Hara, coordinador de acrobacias, el actor hace muchas de sus acciones sin un doble o un doble de acción. Daniel Stevens, quien fue el doble de Hugh Jackman en Lobezno Inmortal, ha sido el encargado de doblar a Reynolds en las escenas peligrosas.

Sin embargo, no todas fueron dobladas. El propio O’Hara se quedó impresionado con el talento y la iniciativa de Reynolds por hacer sus propias escenas de acción. «Ryan es muy talentoso, hace muchas de sus propias acrobacias», comentó O’Hara en una conferencia de prensa virtual.

De hecho, O’Hara dio un ejemplo de una escena muy desafiante y peligrosa que hizo el propio Reynolds. El actor de Deadpool actúa sobre una motocicleta en un terreno difícil. «Ryan puede hacer casi cualquier cosa. Uno de los más memorables es cuando se deslizó en una motocicleta hacia la guarida y sacó a dos personas», dijo O’Hara. A lo que añadió:

Ese es realmente Ryan Reynolds que se desliza en una motocicleta. Se para mientras continúa conduciendo la motocicleta hacia Jodie Comer y continúa la escena

SOBRE LOS EFECTOS ESPECIALES

Free Guy está repleta de efectos especiales. La creación de los dos mundos, tanto el real como el del videojuego, fue todo un reto para el director de fotografía George Richmond. En la conferencia anteriormente mencionada, Richmond comentó que tuvo que rodar dos películas en una para que se diferenciara bien un mundo de otro.

“Lo más complicado fue tener que hacer dos estilos fotográficos, dos formatos de cámara. Había que crear dos mundos”,  dijo Richmond. Para el mundo real utilizaron una paleta de colores más rigurosa y mucho primer plano. En cambio, para el mundo del videojuego la paleta de colores era más viva y abundan más los planos frontales.

Para Ethan Tobman, diseñador de producción, no solo fue complicado hacer que se diferenciarán los dos mundos. Para él, uno de los mayores retos fue tratar de realzar el personaje de Guy mediante la creación de un entorno doméstico donde su existencia es tan particular.

El decorado más difícil que hicimos en esta película fue el más sencillo, y sin duda uno de los más pequeños de la película, y fue el apartamento de Guy.

«Tiene un cuaderno, y un lápiz, y un sacapuntas, pero los lápices nunca están afilados. Tiene libros en la pared, muchos libros, y todos tienen colores combinados, pero no hay texto en los lomos, no tienen títulos, no tienen texto.  Tiene cereales en su armario, pero son todos los mismos. Es lo único que come. Su escritorio, su armario, el tocador de su baño, no tocan el suelo, simplemente flotan en las paredes. Fue un decorado muy divertido, pero tonalmente el más difícil», conluyó Tobman.

Además, en dicha conferencia también asistió el director Shawn Levy donde habló sobre los retos del filme. «Para mí, el mayor reto era sacar adelante secuencias que eran alucinantemente complejas y darles vida de una manera que fuera visualmente satisfactoria, pero también siempre llena de humor y diversión», dijo Levy.

Una de las escenas más divertida para Levy, y que piensa que el público va a disfrutar más, es al final de la película. «Decidimos volvernos locos usando IP (Propiedad Intelectual) de otras franquicias de juegos y películas. Hubo 22 segundos en los que pasamos por 37 mil millones de dólares de IP de franquicias. Fue la escena más divertida», explicó Levy.

Recuerda: Free Guy ya está en las salas de cine y visualmente es digna de ver en la gran pantalla.

Compartir

TU APOYO ES MUY IMPORTANTE