La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

4 agujeros de guion de ‘La Bella y la Bestia’ que mejoraron en la película de acción real

El clásico de animación nos enamoró a todos, pero tenía algunos errores. Años después, los guionistas mejoraron estos fallos.

En 1991 se estrenó La Bella y la Bestia, una de las cintas de animación que ayudó en el Renacimiento de Disney que se produjo en 1989 tras el estreno de La Sirenita y siguió hasta 1999. Son muchos los que adoran sus canciones -¿quién no ha cantado alguna vez ‘¡Qué festín!’?- y a sus personajes. Teniendo esto en mente, el estudio quiso apelar a la nostalgia de los fans y estrenó en 2017 una versión de acción real del clásico titulada, cómo no, La Bella y la Bestia con Emma Watson como protagonista.

Además de atraer a todos los que habían crecido imaginando cómo sería estar en las calles que recorría Bella, fue una oportunidad de oro para actualizar la historia y arreglar algún que otro agujero de guion que se había colado en la primera versión. Aquí recopilamos varios misterios que dejó la cinta original y que, décadas después, fueron solucionados.

Disney

EL PASADO DESCONOCIDO DE BELLA

Si eres fan de La Bella y la Bestia desde hace tiempo, quizás te habrás preguntado alguna vez qué pasó con la madre de la protagonista. El director de la nueva versión, Bill Condon, tenía claro que quería responder a algunas preguntas como «¿por qué Bella es tan diferente a todos los demás y nadie la entiende?» y eso pasa por explicar su pasado.

En la cinta nos trasladamos a la infancia de Bella, cuando vivía en París junto a sus padres. Así descubrimos que la madre sucumbió a la peste, pero antes le suplicó a Maurice (Kevin Kline) que se llevase a su hija lejos del foco de la enfermedad para que pudiesen sobrevivir. Los dos terminaron en un pueblo pequeño, donde no terminaron de encajar. La ausencia de la figura materna provoca un vacío en Bella y su padre y la joven se siente como una extranjera entre sus vecinos.

Disney

¿POR QUÉ NADIE RECUERDA AL PRÍNCIPE?

La cinta de animación nos deja con una gran duda: ¿Cómo es posible que ninguno de los habitantes del pueblo recuerde el castillo y al príncipe o, al menos, se dé cuenta de que está ahí? Tras décadas de misterio después, la nueva versión explica mejor las consecuencias que tiene la maldición. Uno de esos efectos es que nadie tenga en su memoria al príncipe o a aquellos que sufrieron el embrujo, de ahí que, por ejemplo, el esposo de la Señora Potts no recuerde a su mujer y su hijo.

Disney

¿CUÁNTOS AÑOS TIENE EL PRÍNCIPE?

La cinta de animación ofrece información confusa acerca de la edad a la que el príncipe sufrió la maldición. Si se hacen los cálculos gracias a lo que dicen las canciones y el epílogo, Adam debería tener 11 años. Es lo que sacamos como conclusión al escuchar al narrador explicar que tiene hasta los 21 años para romper el hechizo y cuando Lumiére dice en la canción ‘¡Qué festín!’ que «En diez años no tuvimos comensales». Si restamos esos 10 años de maldición, tenemos como resultado la edad del príncipe: 11.

Hasta aquí todo parece normal, pero el retrato que vemos del príncipe lo presenta como un adulto. Se trata de una contradicción que ha existido durante mucho tiempo. En la nueva versión, eliminan cualquier duda al cambiar esa línea que canta Lumiére. En lugar de 10 años, dicen «mucho tiempo». Y fin del misterio.

Disney

¿PERO EL CASTILLO NO ERA UN MISTERIO?

Todos sabemos que nadie del pueblo recuerda al príncipe, al castillo o a cualquiera de sus habitantes. Entonces… ¿Por qué en la canción ‘Asalto al castillo’ Gastón guía al pueblo al castillo de Bestia sin pensárselo dos veces? ¿Cómo es posible si no saben dónde está la casa del príncipe? Esto que generó mucho debate entre los fans de la animación ha cambiado en la cinta más actualizada. En la versión de acción real, se ve que Maurice es el que indica el camino hacia el castillo, alguien ajeno a la maldición.

Compartir

TU APOYO ES MUY IMPORTANTE