La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

‘Vigil: conspiración nuclear’ es todo lo que se le puede pedir a una serie así

El crimen de un tripulante de un submarino es la excusa perfecta para mezclar conspiración y tensión gregaria.

Vigil: Conspiración nuclear tiene muchas señales luminosas que hacen que, de entrada, sea sugerente. Para empezar, su reparto, pues está protagonizada por Suranne Jones, la mujer que demostró serlo todo en Doctora Foster y Gentleman Jack, junto a Rose Leslie (que saltó a la fama gracias a Juego de tronos, pero también pasó por The Good Fight), Adam James (que vuelve a hacer un papel abofeteable como el de Belgravia) y Martin Compston (ese policía ya no tan joven de Line of Duty). Pero además de este póquer de intérpretes, viene con la firma de BBC y, bueno, sucede en un submarino. La podemos ver en Movistar+ y yo ya no sé qué se puede decir más de una serie para venderla.

Si no basta con saber que hay submarinos con armas nucleares y de misión encubierta, estará bien conocer que todo arranca cuando Craig Burke (Compston) aparece muerto en su litera en extrañas circunstancias. La agente Amy Silva (Jones) deberá sumarse al equipo del Vigil para investigar el crimen contra la resistencia del personal del buque, pero no lo hará sola, Kirsten Longacre (Leslie) le ayudará desde tierra firme. Los ingredientes que hacen de esta una serie con algo nuevo a contar son, a primera vista, la relación que mantienen ellas y su pasado, tanto en común como separado; aunque reconozco que es, posiblemente, la parte que me está resultando menos interesante de todas.

Aunque se haga algo cargado cuando intentan explicarnos los caminos que ha recorrido Amy Silva y el drama case regular, el resto tiene una presentación notable. Silva está perfecta en el papel de mujer que juega en minoría por su género pero, sobre todo, por no ser parte del entramado militar. Dado que el submarino se encuentra en una misión secreta, las comunicaciones con tierra deben ser escuetas y cifradas, lo que suma para un ambiente encerrado y algo claustrofóbico. Conforme avancen los minutos iremos sabiendo cuáles son las motivaciones de todos esos marines que de entrada están tan en contra de investigar nada, estableciéndose unos matices que ayudan a que la historia no se agote rápidamente, pero además hay una madeja de cosas que de entrada desconocemos y que embrolla mucho más lo que parecía una muerte accidental venida a más.

(Fuente: Movistar+)

Tras el fallecimiento de Burke hay más elementos que consiguen armar una historia que toma suficiente cuerpo como para no poder ser ventilada en un simple episodio de una serie procedimental. Sus personajes llaman la atención y demuestran tener más aristas que lo que se puede ver en un primer vistazo y dar juego para que una serie prácticamente embotellada parezca que sigue teniendo cosas que decir tras los dos primeros episodios. Pese a todo, Vigil: Conspiración nuclear está hecha a la medida de aquellos que ya comprábamos el producto con dos titulares.

Si tienes ganas de ver a dos mujeres enfrentándose a la resistencia de la marina y de muchas escenas en lugares encerrados y pequeños, el arranque de esta serie está hecho para ti. Interrogatorios a distancia corta como los que llevamos tiempo viendo en varias series inglesas, resistencia de un organismo tradicional a que desde el exterior dinamiten su secretismo y posibles conspiraciones son todo lo que necesita mostrar Vigil: Conspiración nuclear para convencer.

Compartir

TU APOYO ES MUY IMPORTANTE