La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

‘Fundación’ sobresale en el arranque y tropieza cuando se aleja de la ciencia ficción

Apple TV+ apuesta por un presupuesto cuasi ilimitado y un resultado espectacular.

Cada imagen, avance o tráiler de Fundación ha sido festejado y analizado hasta la saciedad. Es difícil satisfacer cuando todos los ojos te están mirando y se te pide todo a la vez, pero lo nuevo de Apple TV+ ha llegado y parece que lo hace con intenciones claras. Por lo pronto, es apabullante; lo más cerca que el ser humano estará del infinito es el presupuesto de esta serie. Hay millones en cada efecto y vista, su factura es impecable y se nota un verdadero esfuerzo para hacer una serie estéticamente a la altura de la aclamada obra de Isaac Asimov. La ciencia ficción es difícil y cara de llevar a la pantalla y se nota que Apple TV+ tenía claro desde el principio que algo así se debía hacer con la inversión adecuada. Tanto que los primeros minutos de la serie son tan impresionantes, que te debates entre poner la pausa para admirar los planos y seguir queriendo ver cada nueva escena.

Fundación nos sitúa en un futuro lejanísimo donde la humanidad ha colonizado toda la galaxia, el Imperio es el encargado de velar por la paz y el control de la especie, hasta que un matemático llamado Hari Seldon (Jared Harris) predice nuestra extinción. Al lugar donde se mudará junto con su aprendiz para construir una enciclopedia galáctica que deje constancia de nuestra historia y preserve el conocimiento se le denominará Fundación. En paralelo a la pareja que se exiliará para montar dicha Fundación, tenemos a la tríada encargada de gobernar y mantener la paz, una licencia creativa que se aleja de la obra inicial y que, sin embargo, es sugerente. Capitaneada por el Emperador (Lee Pace), mantendrá la narración del centro de la humanidad y del poder.

El primer episodio puede resultar agotador porque en las obras de ciencia ficción tienen la necesidad de explicar las reglas de juego en su presentación. Debemos saber quiénes somos, a qué nos enfrentamos y con qué limites, lo que hace que sus arranques están llenos de información que puede resultar excesiva (recomiendo dar un voto de confianza y anotar cuatro nombres si es necesario). Pasada la dificultad inicial, las opciones son infinitas. En este sentido, la presentación de Fundación es notable, interesante, con tramas que suman emoción y unos personajes potentes que tienen la posibilidad de abrir arcos secundarios, innovadoras y que enriquezcan la historia.

(Fuente: Apple TV+)

Pero Apple TV+ optó por estrenar dos capítulos, no uno. Y el segundo desubica. Mientras que en el original de Asimov los saltos temporales son habituales, en la adaptación se ha optado por mostrar el viaje desde el centro de la humanidad hasta el lejano planeta de Terminus, donde se construirá la Fundación. Tenemos, pues, una serie de episodios que se desarrollan en una nave espacial y que pertenecen a las licencias creativas de la adaptación. No tendría por qué ser algo malo, pero en este caso han decidido incluir aquí algo nuevo: el drama y el romanticismo.

Tras un episodio de presentación con los tiempos perfectamente cogidos y lleno de líneas relevantes, le sigue otro algo más blando y hueco que transforma una serie de ciencia ficción pura en un drama. Personalmente creo que es un error, aunque posiblemente responda a una intención de democratizar el producto y hacer que a él se acerque una clientela menos fan del género original. Lo cierto es que la rotura de ritmo y pulso descoloca y decepciona un poco. Pese a todo, cuando se dedica a hacer ciencia ficción vuelve a resaltar, dejando suficiente buen gusto como para compensar. Habrá que ver hacia dónde se decanta el resto de la temporada. Los primeros bocados de Fundación tienen lo mejor de la ciencia ficción y lo malo del drama, ¿por cuál de los dos caminos apostará?

‘Fundación’ se emite los viernes en Apple TV+.

Compartir

TU APOYO ES MUY IMPORTANTE