La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

De La Voz a su entrenamiento sexual. Todas las habilidades de las Bene Gesserit de ‘Dune’

La poderosa organización matriarcal a la que pertenece Lady Jessica instruye a sus miembros para que adquieran diversas habilidades. Algunas de ellas pueden verse en la adaptación cinematográfica de Denis Villeneuve.

Si hay una organización poderosa en el universo creado por Frank Herbert sobre el papel, esa es la de las Bene Gesserit. Esta orden matriarcal pseudoreligiosa de espías, monjas, científicas y teólogas ha conseguido entrar en el mundo político y ser claves en la evolución de la humanidad.

Dune

En Dune, la primera parte de la adaptación de la novela de Herbert dirigida por Denis Villeneuve, los espectadores han podido conocer a algunas de las miembros de esta organización. Jessica (Rebecca Ferguson), la madre de Paul Atreides (Timothée Chalamet) es una de ellas. La Reverenda Madre Gaius Helen Mohiam (Charlotte Rampling), quien somete al protagonista a la prueba del Gom Jabbar, es uno de los altos cargos de la orden.

Con estos personajes, además, también se han introducido algunas de las habilidades en las que estas mujeres son entrenadas. Es el caso de La Voz y el combate cuerpo a cuerpo. Pero también hay otras que se han quedado fuera del filme. Te las contamos a continuación:

PRANA-BINDU

Las Bene Gesserit son adiestradas para poder controlar cada músculo de su cuerpo. Son capaces de alterar el flujo sanguíneo, la temperatura, la frecuencia cardíaca y el nivel de conciencia. El entrenamiento prana-bindu (respiración-músculo) está destinado a que se controle la parte física, pero la organización también estudia la parte mental.

Gracias también a él, las Bene Gesserit pueden manipular sus órganos internos y su química corporal. Así, las miembros de la orden son inmunes a venenos -pueden cambiar la composición química de una sustancia y eliminar las toxinas-, controlar sus ciclos menstruales y decidir el género de sus hijos.

Su habilidad en el parana-bindu se pone a prueba cuando una Bene Gesserit va a convertirse en Reverenda Madre: deben ingerir un veneno y transformarlo. Si lo consiguen y salen con vida, adquieren el alto rango dentro de su orden.

Dentro del pana-bindu también está el entrenamiento de combate. Las Bene Gesserit son grandes luchadoras, tal y como queda demostrado cuando Jessica pelea contra Stilgar (Javier Bardem), líder Fremen.

SIMULFLUJO

Esta habilidad mental, la del flujo simultáneo de varias líneas de conciencia -una especie de multitarea mental-, convierte a las Bene Gesserit en una especie de mentats. Estos últimos son personas entrenadas para convertirse en ordenadores humanos. Thufir Hawat (Stephen Henderson) y Piter de Vries (David Dastmalchian) son mentants.

La gran inteligencia de las Bene Gesserit es el resultado del uso de esta habilidad junto a la Pequeña percepción (capacidad de percibir hasta el más mínimo detalle) y las Otras Memorias (poder acceder a las personalidades y memorias combinadas de todas sus antepasadas femeninas).

LA VOZ

Esta es una de las habilidades más explotadas en la película de Villeneuve. La Voz permite a las Bene Gesserit influir en las personas dando órdenes y haciendo que las cumplan. Para ello deben utilizar una frecuencia de sonido determinada.

Al inicio del filme, Jessica pone a prueba la capacidad de Paul -entrenado por ella misma en esta habilidad- para usar la Voz. El protagonista la utiliza más tarde para escapar con vida, junto a su madre, de los secuaces del barón Harkonnen (Stellan Skarsgård) una vez que su padre, el duque Leto (Oscar Isaac), ha muerto. Paul, además, también es víctima de este poder cuado la Reverenda Madre Helen Mohiam le somete a la prueba del Gom Jabbar.

DECIDORAS DE VERDAD

Las Bene Gesserit tienen el talento de determinar cuándo alguien miente. Son capaces de averiguar si hay verdad o no en alguien estudiando -a través de la Pequeña percepción- sus inflexiones, cambios en el tono de voz, su lenguaje corporal y su respiración y ritmo cardíaco.

ENTRENAMIENTO SEXUAL

La orden Bene Gesserit está formada por mujeres porque, de esa forma, pueden controlar las líneas genéticas de las grandes familias de la galaxia. De ahí que muchas de ellas, como Jessica, sean solo concubinas. Es decir, mujeres destinadas a dar descendencia a altos cargos dentro de la política del imperio. El matrimonio se guarda para entablar lazos políticos.

Dentro de este programa reproductivo, las Bene Gesserit son adiestradas en seducción, habilidades sexuales e imprimación sexual. Las mejores dentro de este últmo campo son conocidas como Imprimadoras y son capaces de esclavizar a un hombre

Compartir

TU APOYO ES MUY IMPORTANTE