La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

Pink Floyd: La canción que crearon como una broma

En ciertas ocasiones, Roger Waters y compañía se daban tiempos para relajarse y dar a luz material más jocoso.

Pink Floyd siempre será recordada como una de las bandas que marcó un antes y un después en la historia de la música gracias a proyectos de la talla de The Dark Side of the MoonWish You Were Here y The Wall. Aún así, cuando Roger Waters y compañía no estaban creando discos que quedarían en el corazón de sus fans por el resto de sus días, el conjunto se daba tiempos para relajarse y dar a luz material más jocoso.

«La canción más ridícula, más tonta y más explícitamente parecida a una broma del catálogo de Floyd es ‘Seamus’ del álbum Meddle de 1971. Alrededor de este tiempo, el grupo inglés todavía no tenía idea de lo que querían ser como banda y, evidentemente, hubo un fuerte impulso para tomar rumbos cuasi-country. Eso se puede escuchar en «Fat Old Sun» de Atom Heart Mother y «San Tropez» de Meddle, y este estilo se puede escuchar también en ‘Seamus’, pero con un toque especial: los ladridos y aullidos de perros de fondo» explican en Far Out Magazine.

Mientras grababan Meddle, los miembros de la banda todavía estaban ansiosos por experimentar y producir cualquier tipo de resultado fuera de lo común que pudieran. Ya sea por coincidencia o por intención, Steve Marriott de Humble Pie trajo a su Border Collie, Seamus, al estudio, y el conjunto simplemente tocó una canción country de blues mientras el animal aullaba de fondo.

Sin embargo, las críticas no fueron amables con «Seamus». Como explica David Gilmour en Saucerful of Secrets: The Pink Floyd Odyssey: «Supongo que no fue tan divertido para todos los demás como lo fue para nosotros». Aún así, eso no les impidió expandir la idea de usar ruidos de animales en su música.

Durante el rodaje de Pink Floyd: Live at Pompeii, el grupo buscó repetir el experimento pero esta vez con Nobs, el perro de reemplazo que encontraron a través de un amigo de la banda. La pieza era lo suficientemente diferente como para darle un nuevo título, «Mademoiselle Nobs», pero esta versión era peor que «Seamus», pues mientras que el track original tenía letra, en su re-versión solo el animal “canta”.

Compartir

TU APOYO ES MUY IMPORTANTE