La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

YO Y LAS BESTIAS. Una película de Nico Manzano

En Venezuela, un país trágicamente marcado por décadas de disturbios políticos, tensiones sociales y una abrupta pérdida de las condiciones básicas de vida para la mayoría de su población, todavía existe un micro universo activo de artistas y creadores que intentan sacar lo mejor de la situación y no dejar morir la experimentación musical mixta, rica y extensa de la región.

Los Pijamistas es una conocida banda de rock psicodélico del underground local, formada hace 8 años por Andrés Bravo, El Tuerto, Piwi Fernández y Carlos Feijo. Su sonido se caracteriza por armonías vocales y reverberaciones de guitarra.

Están invitados a tocar en el Festival Suena Caracas, evento musical anual que sirve de propaganda política. Esto desencadena un dilema moral dentro del grupo que saca a la luz muchos conflictos internos reprimidos: sus crecientes diferencias creativas, la manera abusiva en la que Andrés trata a sus compañeros y otras peleas personales.

En un arranque impulsivo de frustración, Andrés deja la banda durante una prueba de sonido. El resto del grupo anuncia a través de las redes sociales que Andrés está fuera.

Lidiando con el conflicto emocional de su interior y el desmoronamiento externo de la sociedad de la que forma parte, Andrés afronta las consecuencias personales, sociales y legales de esta decisión, saltando de la rabia a la culpa, de la desilusión a la inspiración, de la frustración a la aceptación y a la frustración nuevamente, tratando de mantener viva su voz creativa mientras forma la base de otra banda. Pero sus amigos cercanos y colegas están huyendo del país, él debe mantener su trabajo, y su universo que era seguro se ve invadido por las crecientes limitaciones de un país al borde del suicidio.

Estas presiones lo empujan cada vez más al aislamiento; un confinamiento autoimpuesto de experimentación musical y viajes solitarios al mar que puede deteriorar su salud mental pero, al mismo tiempo, da a luz a una poderosa fuerza creativa que se revela a través de las Bestias: manifestaciones espirituales de su psique artística limpia, purificada de los conflictos y luchas en su vida.

Andrés, haciendo todo lo posible por desconectarse emocionalmente de su situación asfixiante, y con la ayuda de las Bestias, comienza a crear un nuevo álbum, navegando con empeño y de manera innovadora contra las condiciones menos que ideales de grabar sin un estudio, lidiando con cortes eléctricos y otros problemas“normalizados” que no eran parte de su vida hace unos años.

La música se convierte en obsesión y terapia para Andrés, una escalera a un estado elevado donde todo adquiere colores y aromas superiores; pero los problemas no resueltos siempre vuelven a aparecer y, mientras Los Pijamistas siguen produciendo, haciéndose más populares cada día, Andrés podría haber entrado en un mundo de maravilla sensorial y soledad del que no hay vuelta atrás. Afortunadamente, al menos sus Bestias están con él.

Compartir

TU APOYO ES MUY IMPORTANTE