La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

The Batman: El Caballero Oscuro vuelve, más malhumorado, emo y enfadado que nunca

La última versión del Cruzado de la Capa lo devuelve a sus raíces tipo Pulp Fiction, con algunos giros psicológicos

El tipo tiene un aspecto aterrador. Hay que reconocerlo. Y cuando sale de las sombras de una estación de metro en la que se está cometiendo un crimen de odio, el tipo de la capa y la capucha resulta increíblemente intimidante. La razón por la que los miembros de la banda, con la cara pintada de forma chillona -parecen Juggalos chiflados- deciden subestimar a alguien que se viste con Kevlar y lleva una máscara con orejas de murciélago a altas horas de la madrugada es, francamente, un misterio. Pero, de todos modos, se lanzan sobre el tipo disfrazado y son recompensados con palizas brutales. «Fuerza excesiva» no es una frase que este hombre entienda como algo negativo; para él, es el único tipo de fuerza que existe.

Después de limpiar el suelo con estos payasos, el salvador se dirige a la víctima para asegurarse de que está bien. “Por favor, no me hagas daño”, dice el hombre asustado. Es la reacción más natural del mundo después de lo que este pobre hombre acaba de ver. La figura jadeante y fulminante que está junto a él no emana precisamente la palabra «héroe».

Sin embargo, sí grita «antihéroe torturado», y The Batman -la adición del director Matt Reeves al siempre creciente e interminable canon de una propiedad intelectual, un icono pop y una vaca lechera del cine de cómics- pretende aprovechar el legado establecido del personaje como el más oscuro de los caballeros, a la vez que lo conecta con una larga línea de hombres solitarios. El cineasta ha sido sincero sobre la influencia que tuvieron las películas de los 70 (French Connections, Taxi Drivers, Chinatowns) en lo que quería hacer con el Cruzado de la Capa. Y aunque su enfoque no llega a ser una descarada imitación de Scorsese de algo como el Joker, se puede sentir que Reeves y el recién llegado Robert Pattinson, se inspiran en esos policías obsesionados y vigilantes urbanos del Nuevo Hollywood. (También hay muchos elementos tomados de un elegante thriller de los 90, pero nos estamos adelantando).

Reeves ha mencionado que los cómics de los años 80 también son inspiración, y aunque la mayoría de las películas de Burton y más allá de Batman se han apoyado en el seminal The Dark Knight Returns de Frank Miller, él y su compañero guionista Pete Craig (The Town) se centran en el proyecto que Miller realizó como continuación: Year One, una visión noir de Ciudad Gótica sobre el superhéroe que se remonta a los primeros días en los que el comisario Gordon se unió al cuerpo de policía y Bruce Wayne decidió jugar a disfrazarse todas las noches. Los veteranos fans del murciélago también verán aquí rastros de la legendaria serie setentera de Denny O’Neill y Neil Adams, cuando Batman pasó de ser un cruzado a un extraordinario detective crepuscular.

Sin embargo, este Batman no es del todo así: ni siquiera es el mejor detective de su barrio, y mucho menos del mundo. Es su segundo año de lucha contra el crimen, o como dice Pattinson en la gloriosa voz en off, «dos años de noches [que] me han convertido en un animal nocturno». Ya ha formado una alianza con el comisario Gordon (Jeffrey Wright, tan sólido como siempre), lo suficiente como para que cuando un prominente candidato a la alcaldía aparezca apaleado hasta la muerte en su guarida, pueda entrar en la escena del crimen a voluntad. Su reputación le precede; ninguno de los policías se fía en absoluto de este tipo, aunque sea lo suficientemente observador como para detectar las pistas que ellos pasan por alto.

La conexión es la corrupción, que cala hondo en Ciudad Gótica y cuantas más pistas sigue Batman, más políticos prominentes, fiscales, policías y gángsters se ven implicados. Lo mismo ocurre con la clase alta de la ciudad, que incluye a la familia Wayne. Olvídese de la idea del maestro Wayne como un playboy socializador con supermodelos en cada brazo y un esmoquin planchado a punto. Se trata de un hombre que todavía sufre de estrés postraumático por la muerte de sus padres, y Pattinson lo interpreta como una herida abierta que camina y habla. El único momento en el que se compromete es cuando resuelve las crípticas misivas que le deja el misterioso asesino o cuando se abre paso por clubes nocturnos y callejones. El superpoder de Batman siempre ha sido su patología: necesita ponerse la máscara y repartir venganza. Sin desvelar demasiado de la trama, dice mucho que el arco de esta historia particular de Batman es que no basta con proteger a la sociedad; también hay que comprometerse con ella. El caballero siempre es más oscuro, al parecer, antes del amanecer.

Hay que señalar también que Pattinson es una elección inspirada para llevar a la pantalla esta versión embrujada y emotiva del personaje, y aunque se le puede ver cumpliendo ciertos pasos que ahora se esperan del Cruzado de la Capa -tiene que gruñir las líneas, tiene que hacer muchas muecas- hay un trasfondo de patetismo y vulnerabilidad que aporta a esta interpretación malhumorada de Bruce/Batman. Incluso cuando era la cara más atractiva de una franquicia como Crepúsculo, el actor británico se especializaba en retratar almas inadaptadas. Todo el conjunto de bichos raros, meteduras de pata y hombres rotos hacia los que ha corrido desde que concluyó esa serie no eran sólo una reacción a un foco de atención extremadamente cegador o una mera reinvención de su carrera. Ese es su verdadero campo de acción. Y aunque no se permite encapricharse con el “euro-auteur” y la buena fe del arte interpretando a uno de los superhéroes más reconocidos a nivel mundial de la historia, si puede localizar al paria interior del superhéroe y aferrarse a él. Su Batman es definitivamente un humor. También es una iteración más malhumorada, enfurecida y volátil del gran héroe de DC Comics que las encarnaciones anteriores, lo cual -dado que su competencia incluye a Christian Bale y Ben Affleck- no es poca cosa.

Así que, sí, Pattinson sigue siendo un actor principal lo suficientemente bueno como para hacer ojitos de seda con rímel a la Selina Kyle de Zoë Kravitz, cuya Catwoman funciona como aliada, enemiga, interés romántico y malvada felina dependiendo de la situación. Puede resultar noble en comparación con el mafioso de John Tuturro, Carmine Falcone, y con Colin Farrell, Oswald «Pingüino» Cobblepot (aunque el motivo por el que el actor se decantó por interpretar a este villano, bajo capas de prótesis y con un acento demediado, es uno de los mayores misterios de la película; no aporta mucho al supervillano ni resta valor a la película… simplemente está ahí y se va). Irradia una aguda inteligencia que vende el aspecto de detective altamente deductivo, incluso cuando las respuestas a estos enigmas empiezan a apuntar al legado Wayne. (Detrás de cada fortuna hay un crimen, etc.) Y puede parecer infantilmente petulante cuando el paciente y preocupado Alfred Pennyworth de Andy Serkis sigue insistiendo en que todas esas excursiones nocturnas en busca de problemas no son saludables.

Pero el carácter intrínsecamente nervioso de la estrella también funciona bien cuando se supone que hay que creer que, en comparación con los ciudadanos a los que vigila, este caballero está posiblemente loco. Y cuando la película finalmente llega a sugerir que el sociópata que está detrás de todos estos cadáveres no es más que una cara de la misma moneda llena de cicatrices, Pattinson te da la suficiente imagen de un guerrero psicológicamente tenso como para que puedas entender por qué un psicópata podría sentir un parentesco. Ese ha sido tradicionalmente un subtexto en relación con el Cruzado con Capa y el Príncipe Payaso del Crimen. En esta ocasión, tenemos a Paul Dano con sus gafas y su justicia, con sus letras del Zodiaco y sus asesinatos en directo, como la contraparte del chico malo, y lo que es posiblemente la más radical reelaboración de un personaje de la vieja escuela. Este no es un hombre que se viste con un leotardo adornado con un signo de interrogación y se ríe incesantemente. Este hombre es un puto lunático homicida por la vía de Eli Sunday de There Will Be Blood. El motivo del asesino en serie con un plan maestro es fuerte en este caso, aunque también puede recordar a otro tipo solitario que una vez garabateó en diarios y llevó a los detectives en una persecución de ganso en una ciudad perpetuamente lluviosa, asegurándose de que sus crímenes cada vez más barrocos apuntan a un método detrás de la locura. Para decirlo sin rodeos: The Batman puede no ser un remake completo de Seven. Pero no es por falta de intentos.

Lo que apunta a uno de los problemas que plagan esta intrigante vuelta a lo básico, o desvío del canon alternativo, o precuela fuera del mundo, como quiera llamarse esta aventura tangencial del Caballero Oscuro. Reeves, un fiable director de género que ha hecho maravillas con monstruos gigantes (Cloverfield), revolucionarios simiescos (los recientes reinicios del Planeta de los Simios) y vampiros menores de edad (Déjame entrar), proporciona una columna vertebral para colgar esta historia de Batman. Sin embargo, también ha introducido muchos otros elementos prestados, además de las ya mencionadas fijaciones de los años 70 y los cómics de los 80 y la ficción criminal de la vieja escuela y las décadas de Batmania anteriores en la página y en la pantalla, y hay momentos (especialmente en el tercer acto) en los que uno tiene la sensación de estar viendo la suma de las partes de la película en lugar de un todo cohesionado. En el mejor de los casos, The Batman es una historia de tipos duros, una entretenida epopeya de pulp fiction bajo la apariencia de un éxito de taquilla seguro. En el peor de los casos, es el equivalente cinematográfico de una cinta mixta.

Parece una descortesía señalar fragmentos reconocibles de otras obras cuando tantas películas de superhéroes se han convertido en meros trailers de próximas entregas de otros universos y en excusas para complacer a los fans. Salvo una notable y gratuita excepción, The Batman está felizmente libre de eso.  Sin embargo, da la sensación de estar viendo el épico y personal acto de autoaficionado de un hombre -¿qué pasaría si la novela gráfica de Raymond Chandler sobre Chinatown, pero con Batman? – sin tener necesariamente la sensación de que hay interés en explorar un nuevo territorio. La película recupera una parte a veces olvidada del pasado de Batman como solucionador de crímenes. Parece menos interesada en la parte del «por qué» más allá de la recopilación de nociones dispares de “creepysexycool” bajo un bati-techo.

Compartir

TU APOYO ES MUY IMPORTANTE