La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

‘The Walking Dead’, ‘Juego de Tronos, ‘Friends’… Momentos de series que dieron mucho que hablar (y discutir)

Una mirada al pasado de cinco series que nos brindaron horas de conversación y apasionantes debates.

Consumir ficción siempre ha sido uno de nuestros entretenimientos favoritos y, con la llegada de las plataformas de ‘streaming’ y la explosión seriéfila que las había precedido, las charlas y debates sobre las tramas, personajes, teorías o, sencillamente, sobre si eran mejor o peor se han multiplicado en los grupos sociales de cualquier ámbito. De hecho, discutir con tus compañeros de trabajo si el final de Los Soprano es una obra maestra o la mayor tomadura de pelo que podamos imaginar, debatir semanalmente con tu grupo más cercano de amigos cada episodio emitido de Perdidos, o que la Boda Roja se pudiese ser tan tema de conversación durante una boda como cualquier otro se convirtieron en cosas cotidianas.

Ahora, con la entrada en escena de las plataformas y la explosión de producción, se hace cada vez más difícil que vayamos todos a una, aunque hay algunas, como Stranger Things o La Casa de Papel, que no fallan y de nuevo nos tienen a todos haciendo lo mismo y a la misma hora. O ejemplos como el de El juego del calamar, que terminó de petarlo precisamente gracias al boca-oreja y que puso sobre la mesa ciertos debates cuando llegó al patio de los colegios.

Algunas de las series a las que nos referimos aquí han terminado peor de lo que empezaron y viceversa, pero albergaron momentos inolvidables que nos han hicieron debatir en masa. ¿Recordamos algunos de ellos?

EL FINAL DE ‘PERDIDOS’

A algunos les encantó (probablemente no a tantos como . Otros lo odiaron. Otros, más de una década después siguen sin entender absolutamente nada de lo que Damon Lindelof y Carlton Cuse quisieron contar en su episodio final. Dejando a un lado el debate de si fue mejor o peor, la realidad es que el final de Perdidos, esperado por miles de fans ávidos de respuestas durante seis años, hizo correr mucha tinta y mucho café de la máquina durante animadas discusiones entre compañeros.

Una iglesia fuera del espacio y del tiempo a la que muchos denominaron purgatorio fue el escenario escogido por el equipo de la serie para despedirnos de la que sin duda fue la serie de más éxito del año 2000. Con el monstruo de la isla derrotado y viviendo una vida normal en una realidad alternativa pero con la posibilidad de reencontrarse de nuevo en sus instantes finales.

Un final metafísico, y casi místico, que tuvo el efecto inmediato de decepcionar profundamente a quienes habían estado esperando explicaciones concretas sobre los hechos de la serie durante años, pero también de poner en marcha la famosa máquina de teorías, y por supuesto de funcionar como catalizador de apasionados debates.

EL FINAL DE ‘FRIENDS’

¡Y cómo no hablar del final de Friends! Si habíamos pasado 10 años disfrutando desinvertidas dinámicas de compañeros de piso, cafés en Central Perk, discusiones, romances y risas entre amigos.

Después de una década charlando con ellos, la hora de despedirse de Mónica, Chandler, Phoebe, Joey, Rachel y Ross llegó con un doble episodio, ‘El último’, emitido el 6 de mayo de 2004. Y precisamente esa unión que el grupo de amigos más famoso de la pequeña pantalla había promovido entre los espectadores durante años se mantuvo hasta el final, con un contundente desenlace que les unió a todos más que nunca, como si siempre hubieran formado parte de ella.

Un apartamento vacío, seis juegos de llaves, seis amigos despidiéndose, seis nuevos comienzos y un montón de lágrimas en los ojos de un millones de fans en todo el mundo que hablaron de ella y de ellos durante años.

LA PRESENTACIÓN DE NEGAN… Y LUCILLE

La imagen que encabeza este texto pertenece al episodio final de la temporada 6 de The Walking Dead, pero sus consecuencias aún resuenan en nuestras cabezas y en las de los supervivientes a día de hoy. Asimismo, parte de esta escena formó parte del primer episodio de la séptima temporada, que nos dejó aún más tocados si cabe después de meses de especulaciones.

Recapitulemos. Glenn, Rosita, Daryl, Michonne, Abraham, Maggie, Rick, Sasha, Aaron, Carl y Eugene están de rodillas, a merced de los Salvadores y entonces aparecía él: Negan, entonces el peor villano de la serie. Interpretado por un brillante Jeffrey Dean Morgan que estuvo increíble en la escena y armado con un bate de béisbol envuelto en alambre de púas, Negan estaba decidido a mostrar a sus nuevos «amigos» de lo que es capaz. Así que, después de tararear felizmente una pequeña canción infantil, sin previo aviso, rompió el cráneo de uno de los prisioneros.

¿Pero la de quién? Nos lo preguntamos más de seis meses. Una expectación insoportable, alimentada por numerosas especulaciones, teorías, pronósticos y otras apuestas entre amigos en torno al famoso escenario, que sin duda quedará como el más significativo de The Walking Dead.

LA BODA ROJA

Juego de Tronos es sin duda una de las series que más veces ha emocionado a sus espectadores, dejándoles de una auténtica pieza y brindándoles decenas de temas y horas de conversación.

Ya sea el juicio por cambate entre la Víbora y la Montaña, la Batalla de los Bastardos, la «muerte» de Jon Nieve o la explosión del Gran Septo de Baelor fomentado por Cersei, las ocho temporadas de la serie nunca dejaron de jugar con las emociones de los fans… Hasta el final. Aunque eso da para un tema aparte.

Pero tras la decapitación de Ned Stark en el desenlace de la primera entrega, la secuencia que convirtió definitivamente a Juego de Tronos en leyenda es probablemente la de La Boda Roja, dos temporadas después. Una tensión palpable en el ambiente, una pequeña melodía que ya olía a chamusquina, un candado cerrándose… y la masacre de casi todas las tropas Stark, incluidos Robb y Catelyn. En definitiva, más que suficiente para alimentar discusiones entre amigos o compañeros durante un buen rato.

Compartir

TU APOYO ES MUY IMPORTANTE