La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

Grandes pósteres cinematográficos de todos los tiempos

Hay películas que se quedan grabadas por siempre en nuestra memoria. A veces, es tan solo una secuencia que recordamos eternamente. Pero en otras ocasiones, es su póster

Stephen King dijo alguna vez que, si una película equivale a un sueño, el póster es el sueño de un sueño. El afiche cinematográfico es también una estrategia publicitaria que busca convertir al espectador potencial en un espectador real. Uno de los aspectos determinantes con relación a las películas de explotación está relacionado con diseñar unos pósteres lo suficientemente seductores como para atraer a un público desprevenido que, como los preadolescentes anteriormente mencionados, quedarían desilusionados con el producto anunciado.

Sin embargo, en muchas otras ocasiones, el afiche cumple con lo que promete y sirve como ventana para unas películas tan inolvidables como sus icónicos anuncios. Hemos seleccionado algunos de esos portales inolvidables que nos introducen a una serie de mundos oníricos y fantásticos, algunas veces hermosos, otras veces realistas, como también aterradores.

25. Precious (Preciosa)

2009

Un gran afiche necesita un buen concepto y una imagen contundente. Aquí tenemos, sobre un fondo rojo, la silueta negra de una mujer siendo destrozada por una mano que se abre en su entrepierna; conjuga todo lo que pretende contarnos la devastadora película de Lee Daniels y más.

24. Átame

1990

Lo que convierte a un director de cine en un verdadero autor es su sello particular. Sin necesidad de recurrir a los créditos, sabemos (o deberíamos saber) quién dirige una película, por esa forma particular de ver el mundo que el director comparte con los espectadores. Este pastiche visual, condensa los colores, el drama y, en últimas, el estilo visual de uno de los mejores directores españoles de todos los tiempos.

23. Dial M For Murder (La llamada fatal)

1954

La víctima extiende su mano, como tratando de traspasar las fronteras del afiche, para suplicar nuestra ayuda, mientras el auricular del teléfono negro (que simboliza la muerte) cae de la mesa donde ella es sometida por su agresor. No es gratuito que este afiche anuncie la primera película de Alfred Hitchcock en 3D.

22. Ben-Hur

1959

Un afiche imitado en numerosas ocasiones (Rey de Reyes y La vida de Brian son dos claros ejemplos). El título de consistencia pétrea se integra al escenario de esta épica de acción, para comunicarnos ideas asociadas a la fuerza, la solidez y la grandiosidad.

21. The Godafther (El padrino)

1972

Una de las mejores películas de todos los tiempos necesitaba un afiche que estuviera a la altura. Un blanco y negro que representa la dicotomía del bien y el mal y, sobre la parte oscura, una mano que posee el control de unas cuerdas, como si se tratara de un titiritero. Tres horas de película resumidas con gran elocuencia en un afiche minimalista.

20. Pink Floyd: The Wall

1982

El famoso cuadro expresionista de Edvard Munch se lleva al paroxismo en el póster de la película basada en el álbum conceptual de la legendaria banda británica. Al igual que el hombre que grita desesperado en el cuadro del pintor noruego, casi que podemos escuchar al torturado y alienado Pinky. 

19. Emmanuelle

1974

A los psicoanalistas se les acusa de ver símbolos sexuales en todas partes. No hace falta ser un experto en Freud para notar el potente trasfondo sexual latente en el póster de esta película erótica (no pornográfica), cuyo contenido manifiesto no incluye ninguna imagen explícita. A veces, lo sugerente es mucho más potente que lo mostrado.

18. The Color Purple (El color púrpura)

1985

La mayoría de los afiches de las películas de Steven Spielberg son obras de arte. Este es un claro ejemplo. El color referido en su título, la silueta de su protagonista y el sol crepuscular, transmiten, desde una estética que nos recuerda los cuadros de Norman Rockwell, el tono agridulce y melancólico del relato cinematográfico.

17. Nymphomaniac (Ninfomanía)

2013

La campaña de afiches promocionales que incluía los rostros de los actores supuestamente teniendo un orgasmo es menos poderosa que esta pieza, la más minimalista de este listado. Nunca antes unos signos de puntación habían estado tan sobrecargados de erotismo.

16. El Bolero de Raquel 

1957

Los afiches de dos de las películas protagonizadas por Mario Moreno ‘Cantinflas’ se encuentran entre los más hermosos del cartelismo mexicano (el otro es el de Gran Hotel). Con una estética que nos recuerda al Disney de antaño, Cantinflas nos enseña a bailar en el poster más cinético de este listado. 

15. Jurassic Park (Parque Jurásico)

1993

Los diseñadores de este afiche pudieron haberse ido por la vía fácil y colocar a un imponente Tiranosaurio Rex espantando a los asistentes del desastroso parque de la cinta de Spielberg. Pero el logo basado en la señalética de los parques de diversiones no estropea las sorpresas de la película, nos llena de expectativas y nos aleja de la estética de los afiches de Godzilla.

14. Full Metal Jacket (Nacido para matar)

1987

Los pósters de las películas de Stanley Kubrick son tan magistrales como sus cintas (en este listado caben perfectamente los de Barry Lyndon, La naranja mecánica, Lolita El resplandor). Vale la pena recordar que el perfeccionista de Kubrick controlaba también los tráileres y los afiches de sus obras. Su amor por el minimalismo y los espacios “vacíos”, hacen que el casco militar tenga tanta potencia como el acto inicial del entrenamiento en su película.

13. Metropolis

1927

Junto con los maravillosos afiches originales de Nosferatu y El gabinete del Dr. Caligari, esta obra de arte, gestada por el artista alemán Heinz Schulz-Neudamm, combina lo mejor del futurismo con el art déco y nos deja sin aliento. En la actualidad, solo se conservan cuatro copias conocidas. La última se vendió por 1,2 millones de dólares, convirtiéndose en el cartel cinematográfico más costoso de la historia.

12. Rocketeer

1991

Otro maravilloso afiche art déco, y el mejor póster de una película de superhéroes de la historia. Elegante, poderoso, cinético y retrofuturista. Pero por encima de todo, de una belleza indiscutible.

11. King Kong

1933

De esta alegoría sobre la sexualidad masculina, inspirada en el cuento de La Bella y la bestia, se realizaron numerosos afiches promocionales. Este es el más bello y colorido, con esa gigantesca bestia peluda que no sabe qué hacer con la mujer que tiene en sus manos.

10. Anatomy of a Murder (Anatomía de un asesinato)

1954

El diseñador gráfico Saul Bass, heredero de la Bauhaus y del constructivismo ruso, gestó algunos de los cabezotes y afiches de películas más hermosos y significativos en la historia del cine (sus pósteres para Éxodo, Vértigo, West Side Story, Saint Joan, El Cardenal, Espartaco y Psicosis son todos estupendos). Esta pieza para el drama judicial de Otto Preminger es imposible de pasar por alto, y sintetiza con absoluta claridad y eficiencia lo que el espectador podrá ver en la pantalla.

9. Gone With The Wind (Lo que el viento se llevó)

1939

El póster diseñado para su reestreno en 1967 se desborda en un candente erotismo, tanto masculino como femenino (observen la camisa abierta de Clark Gable y el escote de Vivien Leigh). Las llamas que connotan ardiente la pasión de sus protagonistas, al mismo tiempo denotan el incendio de Atlanta en el escenario de la guerra civil norteamericana. Todo enmarcado en un estilo clásico y grandilocuente, al mejor estilo de los carteles y de las películas en la Era Dorada de Hollywood.

8. The Silence of the Lambs (El silencio de los inocentes)

1991

La versión del afiche promocional que incluye a la agente Clarice Sterling (existe otro con Hannibal Lecter), es el mejor de los dos, con esa polilla que tapa la boca de la mujer protagonista e incluye una calavera hecha con cuerpos femeninos desnudos, inspirada en la obra In voluptas mors del surrealista Salvador Dalí. ¿Hay que decir más?

7. 2001: A Space Odyssey (2001: Odisea del espacio)

1968

Las editoriales de las novelas de ciencia ficción a comienzos del siglo XX, sabían que una buena portada era la clave para un éxito de ventas. El afiche del clásico dirigido por Stanley Kubrick, reproduce esas grandiosas portadas de los libros y las revistas pulp de los años 20 y 30, y complementa el texto que hace referencia a “un drama épico de aventura y exploración”.

6. Ghostbusters (Los cazafantasmas)

1984

Estamos ante uno de los iconos más reconocidos de la historia del cine. Actualmente, esta creación de John DeCuir, el director de arte de la comedia de acción ochentera del recientemente fallecido Ivan Reitman, es tan popular como el escudo de Superman o el traje de Santa Claus.    

5. Pulp fiction (Tiempos violentos)

1994

El título original de la cinta de Tarantino hace referencia a esos libros baratos que apelan a los lectores amantes de las historias sórdidas de crimen, violencia y erotismo. El afiche reproduce la carátula de uno de esos libros, con su desgaste, su infaltable mujer en la portada, su referente a la violencia y su módico precio.

4. Lord Of War (El señor de la guerra)

2005

De un modo similar a la composición del rostro del actor Jim Carrey, construido con escenas de la misma película en el afiche de The Truman Show, el póster de la película protagonizada por Nicolas Cage sobre el comercio de armas confecciona su rostro a partir de la “mercancía” que vende su personaje. En ambos pósteres hay que acercarse y mirar con detalle para descubrir una inmensa complejidad escondida en una simpleza aparente.

3. Attack of the 50 ft Woman

1958

Aquí tenemos el clásico ejemplo de un magnífico afiche que anuncia una cinta no tan fabulosa. Mientras que King Kong, al agarrar con su gigantesca mano el cuerpo de la amada indefensa, genera intimidación (especialmente en el público femenino), este póster que pretendía asustarnos, es el origen de un sinnúmero de innombrables fantasías masculinas.

2. Star Wars (La guerra de las galaxias)

1977

Frank Fazetta fue uno de los grandes ilustradores de portadas de revistas y libros dedicados al género fantástico, heroico y de ciencia ficción. Siguiendo las huellas de su estilo, este afiche -que incluye grandes dosis de simbología fálica- es básicamente la visualización y la actualización de las historias arquetípicas del héroe mítico del que hablaban Jung, Campbell y Vogler.

1. Jaws (Tiburón)

1975

Definitivamente, este es el póster cinematográfico por excelencia (cuando en un dibujo animado o en un cómic se incluye una sala de cine, casi siempre se utiliza como referencia). Aquí tenemos a un gigantesco y amenazante animal, dispuesto a surgir de las profundidades, para atacar y devorar a una inocente y desprevenida bañista. No hay, hasta la fecha, un afiche más impactante y aterrador que este.

Compartir

TU APOYO ES MUY IMPORTANTE