La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

8 detalles de ‘Friends’ que (quizás) ahora veas con otros ojos

La ‘sitcom’ de los 90 es realmente mítica para los espectadores ‘millennial’, pero en el presente algunas de sus tramas nos chocan un poco.

Es indudable que el paso de los años pesa, y que -aunque a veces se cumple eso de que «cualquier tiempo pasado fue mejor»- hay determinados aspectos de antaño que nos gustaría cambiar, o al menos dejar en el olvido. Esto suele ocurrir bastante a menudo si nos fijamos en el cine y la televisión. La evolución de la sociedad, y los diferentes contextos que rigen una época u otra, han generado que el público se lleve las manos a la cabeza al ver algunos títulos de la ficción televisiva y cinematográfica de épocas pasadas.

Quizá sea el momento actual en el que los espectadores nos hemos vuelto más críticos; y parece lógico si tenemos en cuenta lo que ha evolucionado la sociedad, al menos, en algunos aspectos relacionados con el machismo y la homofobia. Estos dos paradigmas son algunos que nos hacen ver con otros ojos producciones de éxito como Friends, la mítica serie de televisión de mediados de los 90 y los 2000 que adoran millones de personas en todo el mundo.

Friends

Si eres uno de esos espectadores que se sabe de memoria los diálogos de la ficción creada por David Crane y Marta Kauffman, te sorprenderá descubrir algunos detalles de su trama que hoy en día serían muy poco apropiados. La obsesión de Joey (Matt LeBlanc) con las mujeres, y su cero empatía hacia ellas; lo infravalorado que está Chandler (Mathew Perry); los prejuicios de género de Ross (David Schwimmer), y la forma de tratar el sobrepeso que tenía Monica (Courtney Cox) en el pasado son solo algunos de ellos. Unos momentos que, probablemente, cuando viste la serie pasaste por alto y que, además, te hacían reír a carcajadas, ¿Recuerdas tú alguno que ahora se trataría de otro modo?

1. LOS PREJUICIOS DE GÉNERO DE ROSS

Pese a que Friends incorporó varios personajes LGBTIQ+ a lo largo de sus 10 temporadas, sorprende que los  guionistas decidieran incluir varios momentos, y comentarios, homófobos que, a día de hoy, no estarían bien vistos. La mayoría de estas escenas, donde se ponen en tela de juicio los estereotipos de género, curiosamente -o no tanto- estaban protagonizadas por Ross (David Schwimmer).

Recordemos que el primer divorcio de Ross llegó cuando su mujer Carol le confiesa que es lesbiana y que está enamorada de otra mujer. Al principio, Ross aprovechaba la mínima oportunidad para criticar a Carol, pero cuando ella le dice que va a casarse con Susan, parece que cambia su forma de pensar e, incluso, lleva a su ex mujer hasta el altar. Por eso, es curioso que más adelante, en la temporada 3, cuando ve a su hijo Ben jugando con una Barbie, trate de convencerle para que juegue con «cosas de chicos». Tenía que el pequeño estuviera adquiriendo esos gustos por vivir, la mayor parte del tiempo, con Carol y Susan.

Y no es la única vez que tiene un comentario de género desafortunado. En la novena temporada, cuando se entera de que es un hombre el niñero de su hija Emma, llega incluso a preguntar al chico -interpretado por Freddie Prince Jr.- si es homosexual. Un detalle que volvía a dejar en evidencia la mentalidad obsoleta del personaje de Schwimmer.

2. LA OBSESIÓN DE JOEY CON LAS MUJERES

Qué fan de Friends no recuerda la frase más mítica de Joey: ¿Cómo va eso? Con esta pregunta, el personaje interpretado por Matt LeBlanc presumía de conquistar a, casi, cualquier mujer que se cruzara en su camino. Gracias a ello, y según las estimaciones de un seguidor de la serie, Joey llegó a acostarse con más de medio centenar de mujeres. Mujeres de las que luego, incluso, alardeaba de no acordarse ni de su nombre a la mañana siguiente.

Seguro que en su momento, esta actitud te parecía divertida, y probablemente te parecía de lo más normal. Pero hoy en día, quizá te echases las manos a la cabeza al ver la poca empatía que tenía Joey con cada una de las mujeres que pasaron por su vida, al buscar únicamente saciar sus ganas de sexo. En las 10 temporadas de la ficción, la única que logró robarle el corazón fue Rachel, pero aún así le costó confesarlo. Un detalle que sugiere que quizá tenía cierto miedo «al compromiso».

3. LA VERSIÓN CON SOBREPESO DE MONICA

Probablemente una de las tramas de Friends que no hubieran pasado el corte a día de hoy o que hubieran tratado desde otra perspectiva es la que tiene que ver con el pasado con sobrepeso de Monica Geller (Courteney Cox). Aunque la conocemos como una mujer esbelta, una broma recurrente de la serie consistía en vestir a Fox con un disfraz para retratar su yo adolescente, cuando sufría de sobrepeso y tenía problemas con la comida. De hecho, incluso en uno de los episodios que jugaba con una línea del tiempo alternativa podíamos ver a la Mónica con sobrepeso en la actualidad.

El problema de todo esto es que, cada vez que se recurría al pasado de Mónica, los guionistas aprovechaban para hacer todo tipo de bormas y comentarios fuera de tono que, hoy por  hoy, reconocemos fácilmente como burlas hacia una persona con sobrepeso que, además, lo había pasado muy mal en la adolescencia debido a este problema.

4. RACHEL Y SU ATRACCIÓN POR LOS HOMBRES CASADOS

Desde luego, una de las actrices que más proyección profesional ha tenido desde el final de la serie ha sido Jennifer Aniston. Su personaje, Rachel Green, provocaba sentimientos encontrados entres los seguidores de la comedia. Por un lado estaban los que la adoraban, y por otro los que no podían ni verla. Estos últimos, basaban su odio, y con razón, en la actitud egoísta y ególatra que Rachel mostraba en numerosas ocasiones. Una situación provocada por la vida de lujos que tuvo durante su infancia y juventud.

Uno de los comportamientos que dejan en evidencia que suele anteponer su bienestar al de los demás, y que en la actualidad te haría replantearte tu amor por el personaje, es esa obsesión que parecía tener por interponerse en las relaciones de pareja. Recordemos que, pese a haber dejado plantado en el altar a su prometido Barry, cuando este va a casarse con la mejor amiga de Rachel, esta no duda en tener un ‘affaire’ con su ex. Más adelante, cuando se enamora de Ross, no duda en provocar que este rompa su relación con su novia Bonnie, cuando la convence para que se rape el pelo. Un momento que pasa a un segundo plano si tenemos en cuenta que, posteriormente, viaja hasta Londres para confesar a Ross, el día de antes de su boda con Emily, que aún sigue enamorado de él.

5. LOS TRAUMAS DE PHOEBE

La favorita sin ningún tipo de dudas para muchos de los amantes de FriendsPhoebe es uno de esos personajes genuinos que rápidamente cautivan por su sencillez, inocencia y espíritu libre. Firme defensora de la paz, experta en rechazar conflictos y siempre feliz, la realidad es que la infancia de Phoebe Buffay (Lisa Kudrow) estuvo muy lejos de ser idílica. Su madre se suicidó cuando solo era una niña y su padrastro fue a la cárcel, por lo que Phoebe pasó una etapa de su vida en la calle, habiendo admitido ella misma que había cometido robos y vivido con personas especialmente sombrías… Además, ya de mayor, descubrió que la mujer que conoció de niña no era su madre biológica, sino que la suya la había abandonado.

Siendo Phoebe un ejemplo de auténtica superación, cuando la joven hablaba sobre su trauma infantil con sus amigos, la realidad es que no era habitual verles expresando ningún tipo de empatía o emoción ante sus relatos. Al contrario, lo que le ocurría era objeto de humor o de que el resto la mirase con extrañeza, como incómodos de escuchar lo que estaba compartiendo con ellos.

6. SU ABUSO DE BROMAS SOBRE EL COLECTIVO LGBTI+

Definitivamente otro asunto truculento que cuesta pasar por alto a día de hoy por mucho que pensemos que se trataba de otra época tiene que ver con la forma en que se representaba al colectivo LGTBTI+ o las bromas que se hacía en torno a los personajes. Hay que reconocer que la serie  sí introdujo en sus tramas personajes del colectivo que entonces no era tan habitual ver representados en televisión, pero, al mismo tiempo, siempre se notaba que la balanza se inclinaba hacia una audiencia heteronormativa puesto que todos estos personajes eran ridiculizados o exagerados al límite.

La trama de Ross descubriendo que a su esposa le gustaban las mujeres estuvo repleta de bromas sobre lesbianas y sus estilos de vida, mientras que cuando el padre de Chandler, quien fue presentado como una drag queen transgénero interpretada por Kathleen Turner, su presencia se utilizó principalmente para demostrar lo vergonzoso que resultaba tanto para él como para sus amigos

7. LOS PROBLEMAS DE IRA DE ROSS

Ross siempre fue más serio que Joey y Chandler y no tenemos ningún problema con eso pero, a medida que las cosas no le iban tan bien en la vida como él habría deseado, su carácter comenzó a agriarse y acabó teniendo problemas en el trabajo. Su actitud era inaceptable y, cuando las cosas llegaron demasiado lejos, se vieron obligados a ofrecerle un año sabático que le ayudase a controlar sus problemas de ira con la ayuda de medicamentos.

Volvió a demostrar que no estaba recuperado cuando comenzó a trabajar en la universidad y vio juntos a Chandler y Monica y, más avanzada la serie, también acabó demostrando que la ira le invadía cuando Rachel empezó a salir con Joey. Y la realidad es que la violencia, los celos y la falta de control están lejos de resultar algo divertido.

8. LA INFRAVALORACIÓN DE CHANDLER

Si hay un personaje del grupo de amigos protagonista de la ficción de NBC que, podría decirse, fue «maltratado» por los guionistas ese es Chandler Bing (Matthew Perry). A lo largo de las 10 temporadas, se deja en evidencia que ninguno de sus mejores amigos tenía muy claro a qué se dedicaba Chandler en su faceta profesional. Cuando otro de los miembros del sexteto cambiaba de trabajo o conseguía un ascenso, el resto lo celebraba con ilusión. Pero Chandler daba igual las veces que cambiara de empresa, porque no recibía ni una palmadita en la espalda de esos que se hacía llamar amigos.

Pero esta no era la única forma con la que David Crane y Marta Kauffman provocaron la infravaloración del personaje. Porque además de no saber en qué trabajaba, sus amigos no tenían por costumbre darle las gracias por todo lo que hacía por ellos. Ni Joey, por todas las veces que le ayudó económicamente cuando no tenía trabajo; ni Monica, por lo comprensivo que era con su obsesión con el orden y la limpieza, ni Phoebe y Ross por estar siempre ahí cuando lo necesitaban. Probablemente, no era tu personaje favorito, pero quizá ahora, analizando las pocas veces que fue tratado con respeto, te lo replantearías.

Compartir

TU APOYO ES MUY IMPORTANTE