La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

Duro de Matar una película de Navidad, 5 razones por las que el clásico de Bruce Willis Es la mejor película de Navidad.

Es Navidad y uno de los mayores debates de fin de año: ¿Es Duro de matar una película navideña?

Pensándolo rápido -o simplemente repasando superficialmente la trama-, uno podría decir que no. Pero, ¿sería capaz de afirmarlo con total seguridad?

Por algo existen dentro del amplio espectro de merchandising de la película de John McTiernan sweaters, adornos y libros navideños.

Tampoco es casualidad que Bruce Willis, su protagonista, y uno de los coguionistas tuvieran opiniones formadas al respecto, o que los números demuestren que la película, es más vista en épocas de Navidad que en otros momentos del año.

El debate está instalado por el simple hecho de que Duro de matar no “luce” a simple vista como una película navideña.

La definición de “película navideña” es incierta, pero se podría decir que es todo film ambientado en Navidad o Nochebuena cuyo tema principal es, efectivamente, la festividad cristiana, y es comercializada consciente de ello.

Los personajes suelen actuar motivados por algo desprendido de la fecha y su entorno suele estar inundado de villancicos, adornos, árboles y nieve.

Habitualmente son comedias o comedias románticas que culminan con alguna demostración afectiva vinculada a los valores que promueve la Navidad.

El de John McClane es uno de los papeles más recordados de Bruce Willis.

La mayoría llega a los cines a fin de año, aunque Duro de matar –Die Hard, en inglés- fue estrenada en cines estadounidenses en julio de 1988. Así que la fecha no es un problema. Milagro en la calle 34, el paradigma de las películas navideñas, también fue estrenada en verano.

La historia de Duro de matar, escrita por Jeb Stuart y Steven E. de Souza, es similar a las de muchas películas de acción convencionales: en Nochebuena, un policía fuera de servicio regresa del extranjero para recuperar a su esposa, pero se ve obligado a combatir a un grupo de criminales que la toma como rehén en un rascacielos de Los Ángeles.

De fondo, los árboles decorados por Navidad.

De fondo, los árboles decorados por Navidad.

Uno de los diferenciales de Duro de matar respecto al de la mayoría de estos films es su insistente utilización del elemento «Navidad» para desarrollar las acción. Ahí hay un punto en el que luego nos adentraremos un poco más. Repasemos otros.

Por qué Duro de matar podría ser una película de Navidad

El contexto

La historia comienza en vísperas de Navidad, precisamente en Nochebuena, y finaliza en la mañana del 25 de diciembre. El marco temporal es cien por ciento navideño.

La música

En Duro de matar suenan muchas canciones de Navidad, incluso más que en las películas consideradas por todo el mundo como “navideñas”. Se oyen “Winter Wonderland”, “Let it Snow”, “Christmas in Hollis” y “Ode to Joy”, entre otras.

El póster más popular del film.

El póster más popular del film.

La Navidad como motor

Profundicemos en la Navidad como motor del conflicto. McClane llega al Nakatomi Plaza por Navidad; cree que la fecha lo ayudará a reconciliarse con su ex esposa, Holly (nombre navideño), y lleva un regalo para ella, que está celebrando la fiesta junto con sus compañeros de trabajo.

Por otro lado, la fecha del golpe es escogida por Hans, el líder de la banda interpretado por Alan Rickman, porque es más fácil tomar rehenes y porque la policía está menos activa.

El coguionista del film habló sobre el tema.

El coguionista del film habló sobre el tema.

Lo admite su coguionista

Ya lo habíamos adelantado: un coguionista y Bruce Willis se refirieron al tema en alguna ocasión. De Souza tuiteó en 2017 que Duro de matar sí es una película navideña. Tiempo después, sin embargo, Willis lo desmintió en una de sus actuaciones televisiva.

Los detalles

A lo largo de toda la película hay muchísimas referencias “ocultas” (y otras no tanto) sobre la Navidad.

Más allá de los regalos, los adornos y los villancicos, hay momentos en donde la fecha en sí es la protagonista. Por ejemplo, cuando John vence al primer delincuente le envía su cuerpo a Hans junto con un gorrito de Papá Noel y el mensaje escrito en su ropa: “Ahora tengo una ametralladora. Ho Ho Ho”.

Al final de la película, además, nieva. Y en Los Ángeles prácticamente eso no sucede nunca.

¿John, qué necesidad había de usar nieve si no para decorar todavía más de Navidad a la película?

John McClane en una de las escenas más famosas de la película.

John McClane en una de las escenas más famosas de la película.

En conclusión

Entonces, habiendo repasado estos puntos, ¿es Duro de Matar una película navideña?

La respuesta -Obviamente es SI !!!

¿Usted qué piensa?

Compartir

TU APOYO ES MUY IMPORTANTE