La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

La Radio del Coach de la Birra #YConCervezaEsMejor

5 curiosidades sobre Dookie, el tercer disco de Green Day que hoy cumple 30 años

Dookie, el tercer álbum de estudio de Green Day, hoy cumple 30 años de su lanzamiento. Publicado el 1 de febrero de 1994, este disco fue un éxito comercial y catapultó al trío formado por Billie Joe Armstrong, Mike Dirnt y Tré Cool a la fama internacional.

A principios de la década de 1990, el punk rock estaba experimentando un resurgimiento en popularidad, y Green Day supo cómo capitalizarlo destacándose como una de las bandas más llamativas de la escena californiana.

Antes de Dookie, el grupo ya había lanzado dos álbumes de estudio, 39/Smooth (1990) y Kerplunk! (1991), pero fue con este tercer lanzamiento que alcanzó una llegada masiva.

El disco fue grabado en los estudios Fantasy en Berkeley (California) y capturó la energía cruda e irreverente del punk con melodías pop pegajosas y punch. Canciones como “Basket Case”, “When I Come Around” y “She” se convirtieron en himnos generacionales que sirvieron muy bien como banda sonora de la segunda mitad de los 90.

A continuación te contamos 5 curiosidades de Dookie que quizás no conocías.

Su título es una referencia escatológica

El título del LP hace referencia al término “liquid dookie”, o diarrea en español, y surgió después de que todos los miembros de la banda se intoxicaran y tuvieran una gran descompostura durante la gira de presentación de Kerplunk!. Es por ese motivo que el disco originalmente iba a llamarse así, Liquid Dookie, pero les terminó pareciendo demasiado asqueroso y optaron por llamarlo simplemente Dookie.

El éxito y sus consecuencias: los trataron de “vendidos”

Dookie fue el primer trabajo que Green Day editó con el sello Reprise Records. Si bien este cambio fue favorable para el trío en términos económicos y de difusión, la realidad es que no cayó nada bien en los fans de la banda, quienes los tildaron de “vendidos” por abandonar la disquera independiente Lookout Records!.

La portada tiene incontables referencias

Si hay algo que distingue a Dookie, más allá de su música, es su arte de tapa inspirado en la serie de libros ¿Dónde está Wally?. La portada fue diseñada por Richie Bucher y contiene infinidad de detalles y referencias a personas importantes de la ciudad de Berkeley y de la cultura pop, incluyendo a Elvis Presley.

También se puede ver a la mujer que aparece en la portada del primer disco de Black Sabbath; a Angus Young de AC/DC; un graffiti que reza “Twisted Dog Sisters” y una persona que dice “The fritter, fat boy” en referencia a un policía local.

En las primeras ediciones de Dookie aparece Epi, uno de los protagonistas de Plaza Sésamo, en la contratapa. Sin embargo, al poco tiempo la productora de la serie infantil demandó al grupo y tuvieron que retirarlo.

Dookie de Green DayDookie de Green Day

Rob Cavallo fue “el cuarto miembro” que encontró el sonido definitivo del trío

Para la producción del disco, el trío decidió reclutar a Rob Cavallo, con quien se habían quedado asombrados después de ver su trabajo con el grupo The Muffs. Con su experiencia, Cavallo logró captar la esencia arrasadora y provocadora de los jóvenes californianos. Al día de hoy, Rob sigue trabajando con Green Day y fue el productor de su más reciente LP, Saviors.

Un show mítico para un disco mítico

Cuando llegó la hora de salir a la ruta y presentar Dookie, el grupo decidió embarcarse en una gira internacional que arrancó en Estados Unidos y que los llevó a tocar ante millones de personas. Sin duda alguna, el show más memorable de toda esta época es el que dieron durante el polémico festival Woodstock ’94.

Durante la tarde que Green Day se presentó, había llovido durante horas. El suelo, que era de tierra y pasto, se había convertido en una pileta repleta de barro. Como si fuera poco, el público no dudó en agarrarlo y tirarlo al escenario como si fuesen proyectiles impactando en equipos, amplificadores, instrumentos y en los propios miembros de la banda.

Como seguir tocando de esta manera era prácticamente imposible, el propio Armstrong decidió unirse al público, tirándole pedazos de barro que agarraba del suelo del escenario, e incitando a la gente a “pudrirla”. La situación se volvió incontrolable y el espectáculo tuvo que detenerse a la media hora. Por suerte, quedó todo documentado.

Compartir

TU APOYO ES MUY IMPORTANTE